29° Aniversario de la inauguración del INTECH

La ciudad de Chascomús se ha convertido en un punto de referencia en el estudio y la investigación científica”

Por Jorge Cuello (*)

El pasado viernes 23 de marzo, se cumplió un nuevo aniversario de la inauguración del Instituto Tecnológico de Chascomús (INTECH), cuya creación fuera impulsada oportunamente por el entonces presidente de los argentinos, el Dr. Raúl Ricardo Alfonsín, teniendo en cuenta la importancia que tiene la ciencia y la investigación para el progreso de las sociedades.
De esta forma, las casi 900 hectáreas de campo que pertenecían a la armada argentina y que estaban ubicadas frente a la Laguna de Chascomús, se convirtieron luego en uno de los centros de investigación de referencia para América Latina no solo por la aparatología con la que contaba el instituto en sus orígenes sino además por el desarrollo científico que allí comenzaba a generarse.
Lo cierto es que en los años 80, pensar en que Chascomús se podía convertir en el futuro en un centro de referencia científico, era tal vez una convicción más personal del presidente que la de sus propios colaboradores. Según me contara Sara Riete, ex jefa de gabinete de la Secretaria de Ciencia y Tecnología, Manuel Sadosky, funcionario a cargo de ese organismo, no estaba muy convencido del proyecto hasta que el Premio Novel de Medicina, Cesar Milstein, dio un veredicto afirmativo para avanzar con su creación en línea con la postura presidencial.
Incluso hay quienes sostienen que la creación del INTECH, fue consecuencia del intento frustrado previo de Alfonsín de trasladar la Facultad de Veterinaria de la Universidad Nacional de La Plata a la ciudad, con el objetivo de integrar el estudio de una carrera universitaria en un lugar más propicio y cercano desde el punto de vista social, ambiental y productivo que la ciudad de las diagonales, idea que no prospero por la oposición del sector docente de la casa de altos estudios.
Pero más allá de estas anécdotas, lo cierto es que hoy día la ciudad de Chascomús se ha convertido en un punto de referencia en el estudio e investigación científica gracias a aquella iniciativa de hace casi 30 años atrás, con la presencia de 150 personas de diferentes puntos de nuestro país y el exterior, que en la actualidad se desempeñan como investigadores o becarios del CONICET, en diferentes áreas referidas a las biotecnologías y su aplicación en el ámbito de la salud, la alimentación y la producción agropecuaria, incluida la reproducción del pejerrey.
Entre otras cosas, esto fue posible gracias a la alianza estratégica que el INTECH estableció con la Universidad Nacional de San Martin (UNSAM) -entrados los años 90 en pleno auge de las concepciones neoliberales y en un contexto en donde el mensaje oficial era que los científicos debían lavar los platos para mejorar sus ingresos – a través de la vinculación con el Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB) de la universidad.
Desde entonces, no solo se pudieron ampliar sus objetivos en materia de investigación sino además ofrecer algunas carreras universitarias a los jóvenes de Chascomús y las ciudades de la región. En la sede de la institución, ubicada a orillas de la laguna de Chascomús, han pasado cientos de estudiantes a lo largo de estos últimos años, que pudieron acceder a un estudio superior gracias a las diferentes alternativas que en determinados momentos históricos ofreció la UNSAM, tales como la licenciatura en gestión cultural o la diplomatura en Orquestas Escuelas así como también la tecnicatura en laboratorios o la Ingeniería en Agrobiotecnologías.
Es más, el día 23 de marzo, justo cuando el INTECH festejaba sus 29 años de vida, una estudiante de Ingeniería en Agrobiotecnologías que finalizó sus estudios, presentó en el auditorio central ante una nutrida concurrencia una interesante tesis referida al uso de microorganismos para remediar los focos de contaminación por hidrocarburos en los suelos de la Antártida Argentina, cuando se producen derrames por el uso de estos combustibles fósiles, para el transporte o el funcionamiento de las bases científicas ubicadas en el continente blanco.
Tal vez no por casualidad, la fecha elegida por el Presidente Alfonsín para inaugurar el instituto fuera justo un día antes del aniversario del golpe de estado, como señal de la época que quedaba atrás tras la recuperación de la democracia en 1983 y al mismo tiempo como un mensaje a las generaciones futuras, en el sentido de que es necesario apostar a la ciencia y la investigación porque sin conocimiento va a resultar muy difícil lograr el pleno desarrollo de nuestro país.
(*) Abogado y Profesor de UNSAM-IIB-INTECH

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: