A seis meses del inicio de la cuarentena, en la Provincia no quieren más aperturas

(200906) -- BUENOS AIRES, 6 septiembre, 2020 (Xinhua) -- Una pareja porta mascarillas mientras pasean a sus perros entre las mesas colocadas al aire libre por restaurantes, en la ciudad de Buenos Aires, capital de Argentina, el 6 de septiembre de 2020. Argentina sumó el domingo 6.986 nuevos casos positivos de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus (COVID-19) y el número de infectados en el país se aproxima a los 500.000, mientras desde el Gobierno advierten que la situación epidemiológica que en principio reportaba la Capital Federal y sus alrededores se "ha nacionalizado". (Xinhua/Martín Zabala) (mz) (mm) (rtg) (dp)

El viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, pidió esperar a que se confirme el descenso antes de permitir más actividades.

A días de cumplirse los seis meses de la primera etapa de la cuarentena dispuesta por el Gobierno nacional el 20 de marzo y pese a que hay “indicios” de una baja en los contagios de coronavirus en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, desaconsejó este jueves avanzar con más aperturas.

“Ahora estamos en una estabilización con leve tendencia a la reducción de los casos, pero todavía es marginal. Hay indicios de que empieza a bajar, pero uno no puede decir que han bajado. Pareciera ser que hay un comienzo de descenso, lo que nos obliga a mantener las condiciones para ver si efectivamente bajan los casos”, explicó Kreplak en la previa de una nueva fase del aislamiento que comenzará a partir del 21 de este mes.

En diálogo con FM La Patriada, el funcionario provincial recordó que “hace unas semanas, a fines de agosto, hubo aperturas muy significativas en la Ciudad y también algunas marchas”, lo que provocó “un repunte muy grande que hizo crecer de 4.500 a 6.900” los casos en la Provincia. Y añadió: “No tenemos ningún partido ganado; solamente estamos volviendo a ver una estabilización con leve tendencia al descenso”.

Consultado sobre la posibilidad de permitir más actividades en la Provincia, el vice de Salud pidió “bajar los casos primero”. “La letalidad entre contagiados es de entre 2 y 3%. Es decir, si tenemos 10 mil infectados en la Argentina se van a morir entre 200 y 300 personas por día. Me parece un número altísimo. Tenemos que hacer un esfuerzo para bajar muchísimo ese número”, analizó.

En ese sentido, Kreplak desalentó la idea de avanzar con la apertura de bares y restaurantes al aire libre en la provincia, como sucede en la Ciudad: “Esperemos no hacerlo. Tenemos una intención muy clara de priorizar todo lo que sea protección de puestos de trabajo y aspectos esenciales. No pasa nada si nos privamos unos meses de lo lúdico y lo recreativo. Estamos intentando dejarlo en segunda instancia para focalizarnos en lo productivo”.

“Si empezamos a habilitar actividades que no están habilitadas, si dejamos los cuidados y empezamos con el triunfalismo, sin dudas aumentamos el riesgo y los casos”, sentenció.

A pocos días de que se venza la última etapa del aislamiento social, preventivo y obligatorio, los gobiernos nacional, porteño y bonaerense ya comenzaron a delinear cómo continuará la cuarentena en una de las zonas más afectadas por el coronavirus. Sin hacer referencia a las fricciones generadas por la decisión de redistribuir los fondos de la coparticipación entre ciudad y provincia, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, se reunió con Carlos Bianco y Felipe Miguel, quienes pintaron el panorama sanitario de sus respectivos territorios. (DIB) FD

A %d blogueros les gusta esto: