Alberto Fernández y Paolo Rocca firmaron la paz y negociaron inversiones durante un almuerzo secreto en Olivos

El Presidente estaba enfrentado al CEO del Grupo Techint por haber despedido a 1450 empleados cuando inició la cuarentena

Alberto Fernandez cuestionó a Paolo Rocca cuando la cuarentena recién empezaba y el barbijo era un accesorio ajeno a la vida cotidiana. “Has ganado tanta plata en tu vida, tenés una fortuna que te pone entre los más millonarios del mundo; hermano, esta vez colaborá, y hacelo con los que hicieron grande a tu empresa, con los trabajadores”, dijo el Presidente a los periodistas Ernesto Tenembaum y Reynaldo Sietecase al conocer que Techint había despedido 1.450 empleados en plena pandemia.

Semanas más tarde, cuando aún había frío entre Alberto Fernández y Rocca, el periodista Alfredo Zaiat escribió en Página/12 una nota que cuestionaba la estrategia de negocios globales de Techint. “El modelo desarrollista le fue favorable para la evolución inicial, pero ahora ya no le resulta útil. Por eso despide trabajadores desafiando al presidente Fernández. Para Techint el salario es un costo y no un factor dinámico del mercado interno”, opinó Zaiat.

Zaiat escribe para iniciados, pero Cristina Fernández avaló su pluma a través de un posteo en Twitter. Y así fue como las críticas de Zaiat a Techint se multiplicaron al infinito, poniendo bajo cero las relaciones de poder entre el Grupo que lidera Rocca y el Gobierno del Frente de Todos.

“La conducción política del poder económico”. Zaiat hoy en @pagina12. El mejor análisis que he leído en mucho tiempo. Sin subjetividades, sin anécdotas. En tiempos de pandemia, de lectura imprescindible para entender y no equivocarse», dijo la Vicepresidente sobre la nota del periodista con sólida formación económica.

Los cuestionamientos sucesivos de Alberto Fernández y Cristina Fernández preocuparon a Rocca que está habituado a visitar la Casa Rosada y la quinta de Olivos. El CEO siempre tuvo buena relación con el Presidente y una cercanía en zigzag con la Vicepresidente, expresidente, exsenadora, exdiputada y viuda de Néstor Kirchner.

Rocca aún recuerda cuando Kirchner y Fernández de Kirchner lo tuvieron sentado en una mesita del hotel Hermitage de Mar del Plata a la espera de un encuentro fugaz con Hugo Chávez, que se había apropiado de una de sus empresas en Venezuela. Ocurrió durante la Cumbre de las Américas y antes de que George Bush abandonara la Argentina molesto por el trato dispensado por el Presidente y su esposa legisladora.

El CEO de Techint tiene múltiples contactos y buscó la manera de encauzar las relaciones institucionales con el Gobierno. Alberto Fernández avaló el pedido y armó la mesa de Olivos para recibir a Rocca y Luis Betnaza, director corporativo del Grupo Techint. Martín Guzmán y Wado de Pedro, ministros de Economía e Interior, acompañaron al Presidente.

Fue almuerzo y durante dos horas comieron fiambres, pollo con papa y ensalada de frutas. Guzmán explicó su plan para enfrentar la suba constante del dólar y atenuar la crisis económica, De Pedro habló de la situación social y Alberto Fernández hizo una descripción de su agenda política y su estrategia para contener el avance del COVID-19.

Rocca aguardó su oportunidad y entre los fiambres y el pollo avanzó con sus propuestas económicas. El CEO asumió que había un buen clima político en el almuerzo y no dudó en describir al Presidente la situación de su grupo respecto a la producción de gas en Vaca Muerta. Alberto Fernández conocía todos los detalles y apenas se inmutó cuando Rocca mencionó a Mauricio Macri.

El ex presidente de Cambiemos había ordenado una resolución a la medida del Grupo Techint para facilitar las inversiones en Vaca Muerta. Rocca entendió -como siempre- los beneficios de la resolución y produjo más gas que lo previsto por Macri y su ministro de Energía, Juan José Aranguren. Cuando el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) dispuso bajar el gasto público de la Argentina, Macri recortó los subsidios y Rocca inició una demanda en los tribunales.

Esa demanda multimillonaria corre sus tiempos procesales, pero en esta coyuntura obtura el acceso a los futuros subsidios a la producción de gas que Alberto Fernández anunció hace pocos días. En este contexto, la ecuación política-económica es fácil de explicar: Si Techint quiere acceder al nuevo Plan Gas, tiene que retirar la demanda contra el Estado que empuja en los estrados judiciales.

Rocca y Betnaza llegaron a Olivos para destrabar este deal y lograr que el Grupo Techint (Tecpetrol) no pierda volumen y negocio en Vaca Muerta. Y lo lograron.

A cambio, Grupo Techint (Tecpetrol) dejará de litigar contra el Estado hacia adelante y el Gobierno le reconoce su derecho a reclamar los beneficios que aún devengó y todavía devenga la resolución ordenada por Macri. Desde el día en que el Grupo Techint accede a los nuevos subsidios (se llamaría Plan Gas 4), la demanda cae y ya no hay nada que reclamar.

Es un negocio win-win: Alberto Fernandez y su secretario de Energía, Darío Martínez, logran recuperar para Vaca Muerta a Techint (Tecpetrol), y Rocca cambiará un contrató que vencía en 2021 (resolución 46) por un nuevo acuerdo hasta 2024.

En números simples, implica lo siguiente: Techint (Tecpetrol) tenía el contrato de Macri por un año más, que establecía 6 dólares por 1 millón de BTU, mientras que ahora puede acceder a la propuesta de Alberto Fernández, que fija 3.70 dólares por 1 millón de BTU durante un mínimo de tres años.

Alberto Fernández y su secretario Martínez están ajustando la letra chica del acuerdo para lanzar el Plan Gas 4, ante ciertas inconsistencias legales presentadas por Techint en comparación a lo negociado cuando la ensalada de fruta ya estaba frente de Rocca y Betnaza.

Son detalles que encierran la última milla de negociación.

Wado de Pedro, que participó en el almuerzo secreto, contó a Cristina Fernández la letra chica del probable acuerdo. No news, good news.

(Fuente: Infobae)

A %d blogueros les gusta esto: