Autoridades municipales y educativas se reunieron para hacer una evaluación de las celebraciones estudiantiles de fin de curso

Días atrás, el secretario de Gobierno, Cipriano Pérez del Cerro, recibió a varios directores de Nivel Medio del distrito, a los efectos de trazar un balance de lo actuado en relación a las últimas vueltas olímpicas, y delinear futuras acciones conjuntas para el abordaje de situaciones vinculadas con los festejos de egresados.
Acompañado por el subsecretario de Seguridad Urbana, Lucas Funes, la directora de Educación, Laura Bigatti, y el coordinador de la Estrategia Municipal sobre Drogas, Esteban Wood, y con la presencia de la inspectora distrital, Silvina Abelenda, Pérez del Cerro expresó que “a raíz de algunos desmanes y otras situaciones por fuera de las normas de convivencia, entendemos que debemos tomarlo como un llamado de atención para intensificar nuestros esfuerzos y repensar nuestras intervenciones. No vamos a claudicar en este compromiso de responsabilidad compartida que venimos construyendo desde fines del 2016, cuando decidimos transformar la realidad y modificar ciertas conductas adolescentes”.
El objetivo del encuentro fue generar una instancia de evaluación y reflexión entre todas las instituciones educativas. En este sentido, los directores coincidieron en que el principal problema sigue siendo el uso de alcohol y otras sustancias por parte de los jóvenes, la deslegitimación de la autoridad, la ausencia de límites visibles, y la falta de compromiso de los padres. A diferencia de otros años, también detectaron una escalada de violencia y de provocaciones en redes sociales entre alumnos de diversas instituciones. Y marcaron sus críticas y reparos a la continuidad de este tipo de celebraciones estudiantiles.
Durante la reunión se analizó la normativa y los reglamentos vigentes de cómo actuar frente a estas situaciones, destacando el espíritu de la protección integral de los derechos del niño como eje rector de toda intervención. Cada director brindó su experiencia institucional frente a casos puntuales, y hubo coincidencia en la necesidad de involucrar a los padres en asumir las responsabilidades derivadas de los actos de sus hijos. Se destacó la importancia de no caer en el enfoque de lo prohibitivo, sino de reconstruir conjuntamente con los alumnos el concepto de celebración en estas fechas tan importantes de su último año de secundaria.
Como principales puntos de consenso, los directivos y funcionarios municipales ratificaron la importancia de ser congruentes con lo plasmado en el acuerdo suscripto por todos los participantes durante la última reunión previa a las vueltas olímpicas, realizada en el Palacio Municipal a mediados de noviembre, y de hacer visibles las consecuencias de los incumplimientos detectados durante las pasadas semanas.
Para ello, desde los colegios se trabajará a comienzos de cada año en un acuerdo marco de convivencia que delimite expresamente las responsabilidades de la institución, de los padres y de los alumnos durante las celebraciones. También se continuarán fortaleciendo las intervenciones educativas para desalentar el uso de alcohol entre los estudiantes, y desnaturalizar las nuevas modalidades de celebración que vienen acompañadas por excesos.
Desde el ejecutivo se acompañará a los directores en este proceso, visitando a cada institución para dialogar con la comunidad educativa sobre las leyes y normas de convivencia que deben ser respetadas, y reflexionar conjuntamente sobre derechos y obligaciones. También se analizarán diferentes alternativas sancionatorias a los desmanes y todo otro acto de violencia en la vía pública que se registren mediante imágenes del domo móvil.

A %d blogueros les gusta esto: