Axel Kicillof analiza aperturas parciales en 98 distritos

Hay 58 partidos sin contagios y 40 con solo uno o dos casos; se estudian habilitaciones transitorias y sujetas a revisión permanente

Dos tercios de los municipios de la provincia de Buenos Aires tendrán luz verde o amarilla para dinamizar parcialmente sus economías a partir del 26 de abril. Será transitorio. Y estará sujeto a revisión continua, por si la pandemia se extiende en esos distritos.

Son todas ciudades o pueblos del interior provincial. La apertura económica hacia el interior de cada comunidad dependerá de la decisión de su alcalde, más allá de que finalmente este mapa por semáforos sea aprobado por la Nación. Ayer, el gobernador Axel Kicillof le presentó el detalle al presidente Alberto Fernández durante una teleconferencia.

«Hay 58 municipios donde no hay ningún contagio», confirmó ayer el gobernador el anticipo de LA NACION. Esas ciudades tendrán luz verde para abrir sus actividades si el intendente así lo dispone.

«En muchos pueblos se van a tomar medidas para impedir el ingreso del contagio y ensayar algunas actividades que podría llevarse adelante, pero con protocolos muy estrictos», agregó Kicillof.

Por otra parte, hay otros 40 municipios donde solo hay un caso de contagio o dos. En esos partidos, que se focalizarán con color amarillo, podría disponerse la apertura parcial de determinados pueblos.

Es decir: en 98 de los 135 municipios bonaerenses los intendentes podrían recibir luz verde o amarilla para disponer algún tipo de actividad comercial a partir del 26 de abril, según el esquema que se elaboró en la gobernación.

En cambio, en otros 37 municipios marcados con color naranja o rojo -casi todos en el conurbano- no se abrirá la economía. Y se estrecharán los controles.

Kicillof había previsto presentar hoy el mapa de semáforos en toda la provincia. Una aplicación variable, que definirá la posibilidad de abrir o no el intercambio económico de acuerdo con la circulación del virus. Pero el plan oficial del lanzamiento podría demorarse dado que Kicillof estaba ayer en aislamiento, tras visitar un hospital donde se registraron infectados. Por la noche se descartó su contagio.

Los intendentes peronistas del interior son los que más reclaman abrir sus economías, ante la brutal recesión en sus distritos. Los alcaldes quieren habilitar aunque sea parcialmente la construcción y el comercio minorista, según se informó a LA NACION. «Todo lo que se decida va a ser con monitoreo permanente y con la posibilidad de ir tomando un paso y después volver atrás», los tranquilizó Kicillof.

Distritos verdes y amarillos

En Coronel Suárez, no hay casos positivos ni sospechosos y el intendente, Ricardo Moccero, es uno de los que impulsan una economía más dinámica pero controlada. En ese distrito los comercios habilitados abren hasta las 16. Los negocios de calzado, librería e indumentaria ya trabajan a puertas cerradas, los jueves, viernes, sábados y domingos. En paralelo, hay más restricciones para la circulación de autos: se intercambian los días que están autorizadas a salir las patentes que terminan en número par e impar.

«Los electrodomésticos se venden por delivery. Abre el dueño y no más de dos empleados. También trabajan por turnos los kinesiólogos, terapistas y peluquerías. Tenemos un control agudizado en las rutas: no dejamos que nadie entre a la ciudad, solo los proveedores que entran y salen acompañados por patrulleros», dijo Moccero. Desde las 16 rige una suerte de toque de queda. Los domingos directamente está prohibido circular.

Como anticipó LA NACION, distritos como Carmen de Areco o Monte Hermoso plantean aperturas más amplias, que contemplan oficios. También buscan reactivar actividades Punta Indio y Villa Gesell.

San Andrés de Giles es uno de los distritos «amarillos»: hubo solamente dos casos de Covid-19. «Le hemos propuesto al gobernador algunas actividades que, por las particularidades de nuestra ciudad, creemos que podrían hacerse. Por caso: construcciones privadas, trabajos en un horno de ladrillos, inmobiliarias», dijo el intendente Carlos Puglielli a LA NACION.

Otros intendentes no quieren abrir pese a no tener casos. «En Exaltación de la Cruz no podemos pensar en abrir, ya que estamos en medio de otros distritos con circulación de virus, como Luján, Pilar, Tigre y San Fernando. Yo entiendo que la cuarentena tiene que seguir como hasta ahora y creo que es un error que quienes estamos nucleados geográficamente hagamos cosas por nuestra cuenta», dijo el intendente Diego Nanni. (Fuente La Nación – Por María José Lucesole – Foto Aníbal Greco)

A %d blogueros les gusta esto: