Barigüí, el insecto que muerde y es plaga en la cuenca del Salado tras las inundaciones

Se desarrolla en corrientes de agua y no es transmisor de ninguna enfermedad, aunque sí produce lesiones dolorosas que pueden perjudicar al ganado y a las personas alérgicas.

Los vecinos de los partidos de la cuenca del Salado comparten otra problemática además de las inundaciones: la presencia del barigüí, un molesto insecto que muerde a las personas y los animales provocando dolor y, en algunos casos, reacciones alérgicas e infecciones.
En su paso por “Qm Noticias Edición Central”, que se emite de lunes a viernes a las 18 horas, el investigador Juan José García explicó que se trata de un «pariente» de los mosquitos, los tábanos y las moscas que “necesita tomar sangre para madurar los huevos”.
García pertenece al Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE) dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) La Plata y fue el encargado de presentarle la problemática a la gobernadora María Eugenia Vidal durante un encuentro en la Casa de Gobierno.
La gran diferencia con los mosquitos es que la larva se desarrolla en arroyos con agua que corre. Son muy comunes en los ríos y arroyos de la cordillera”, subrayó, y aclaró que “no transmite ninguna enfermedad, pero si afecta a las personas alérgicas ya que les produce algunas complicaciones”.
Según el especialista, “hace unos 20 años, esta especie que estaba citada para Salta, Chaco, Formosa y Corrientes empezó a colonizar el río Salado en la provincia de Buenos Aires, producto de las inundaciones fundamentalmente”.
Si bien todos los arroyos que cruzan la Ruta 2 tienen “enormes cantidades” de este insecto, García remarcó que “no son tan agresivos como éste”, haciendo referencia a los que se encuentran en partidos como General Belgrano, Bragado, General Viamonte, Junín, General Arenales, Alberti, Mercedes, Roque Pérez y Chivilcoy.
“Cuando hay inundaciones la población (de este insecto) alcanza densidades importantes y afecta a humanos y al ganado”, sostuvo, y agregó que el único modo de controlarla es a través de productos aplicados “río arriba”. “Ese producto es trasladado por el agua, la larva lo ingiere y muere a las 24 horas”.
En busca de una solución
Ya se llevaron adelante dos reuniones en las que se convocaron a intendentes de nueve partidos afectados para llevar adelante un plan de acción que prevea un tratamiento científico e integral para acabar con el problema.
Participaron de los encuentros los ministerios de Ciencia y Tecnología, Salud y Agroindustria bonaerenses, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC), la Universidad Nacional del Noroeste (UNNOBA) y el CEPAVE.
En conjunto, se estableció un “convenio de cooperación institucional” para el uso del Bacillus Thuringiensis (BTI), bacterias vivas aplicadas a través de un producto biológico natural, formulado para ser utilizado en ambientes acuáticos con el objetivo de eliminar larvas de barigüí, mosquitos y jejenes.
En boca de los vecinos
Ante la mordedura de este insecto se sugiere aplicar alcohol y evitar rascarse. En Bragado se conoció en las últimas horas el caso de Horacio Barredo, un vecino a quien cada mordedura le provoca una infección que debe combatir con el uso de antibióticos. “Yo no quiero culpar a nadie, pero necesitamos una solución”, manifestó.
Horacio no fue el único en contarle al público su experiencia. Mientras las autoridades municipales y provinciales buscan una solución al problema, los vecinos hacen catarsis en Twitter a través publicaciones en sus perfiles.

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: