Cambiemos abre el juego y empieza a revisar su estrategia territorial

Panorama provincial

María Eugenia Vidal logró su propósito. Impuso la idea de eliminar el componente impositivo de las tarifas de los servicios públicos, luego de reabrir el canal de diálogo con algunos sectores del peronismo que aportaron los votos que le faltan a Cambiemos en la Legislatura.
El trabajoso acuerdo tiene su simbología. Implica, por un lado, la búsqueda de atenuar un aumento que viene pegando duro al bolsillo de los bonaerenses. Por el otro, responde al rol de negociadora nacional que Vidal estrenó hace algunas semanas, en medio del tembladeral que generó la corrida cambiaria.
La Gobernadora había enfriado la relación con Sergio Massa, pero nunca entró en fricción con el tigrense como lo hizo la Casa Rosada. Ahora, la gestión de Vidal permitió que los legisladores del Frente Renovador votaran el proyecto de quita impositiva en las tarifas. Los volverá a requerir para el tratamiento del Presupuesto 2019.
Lo propio hizo con el peronismo dialoguista. No resulta casual la reunión que horas antes de volar a Roma para entrevistarse con el Papa Francisco mantuviera con el influyente senador Miguel Angel Pichetto. Habría que rastrear allí el inicio de los contactos oficiales para acordar cómo se adecuarán las provincias a las políticas de reducción de gastos que se deberán aplicar a partir del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y que, en buena medida, tendrán que quedar plasmadas en el presupuesto nacional del año próximo.
Esos gestos de apertura exhiben a la Gobernadora en un rol que excede sus responsabilidades institucionales. Vidal, en tándem con el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, empujan la necesidad de encontrar acuerdos de gobernabilidad en medio las turbulencias por las que atraviesa la administración de Mauricio Macri.
Por lo pronto, en la Provincia volvió a despejarse el camino con los intendentes dialoguistas del PJ encabezados por Martín Insaurralde y Gustavo Menéndez. Cambiemos había optado por ellos hacia fines del año pasado para garantizar el número que le falta en la Cámara de Diputados, pero de a poco ese acuerdo empezó a perder fluidez.
El reverdecer de ese acuerdo se exhibió sin tapujos en el Senado. Allí, un legislador afín a Menéndez fue designado en un organismo clave para la designación de jueces como es el Consejo de la Magistratura. Cambiemos le cerró la puerta al kirchnerismo y, en particular, al ex secretario de Seguridad nacional Sergio Berni, quien apetecía el cargo.
Aquellos acercamientos tienen que ver, además, con el escenario que imagina el oficialismo para lo que queda del año en el que predomina un mayor conflicto social.
No en vano en el Ejecutivo tienen decidido enviar el proyecto de Presupuesto en septiembre, con la idea de que se vote, con el concurso de massistas y el peronismo dialoguista, a más tardar en octubre. No pocos dirigentes especulan con un fin de año complejo en las calles. Y cuanto más lejos de diciembre se apruebe, será más fácil de encontrar consensos con el peronismo no K.

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: