Chascomús: atardeceres memorables y cuna de Raúl Alfonsín, el padre de la democracia

Agencia DIB
La ciudad de la laguna celebra su aniversario 241. Nació en tiempos del Virreinato del Río de la Plata y en el siglo XIX fue protagonista de acontecimientos de eco nacional. En 1927 vio nacer al ex presidente Raúl Alfonsín, el “padre de la democracia”. Dicen que tiene los ocasos más lindos y las medialunas más ricas

Dueña de atardeceres memorables a orillas de su laguna y cuna del “padre de la democracia”, Chascomús es una de las ciudades más antiguas de la provincia de Buenos Aires con un origen que se remonta a tiempos del Virreinato del Río de la Plata.
Antes de la llegada de los conquistadores, las tierras que hoy ocupan Chascomús eran habitadas por pueblos indígenas. De hecho, su nombre viene de la lengua mapuche y significa “agua muy salada”.
El pueblo nació el 30 de mayo de 1779 (hoy hace 241 años) con la aparición del Fuerte San Juan Bautista como línea de defensa y avance del Virreinato. El mismo fue fundado por el capitán de Blandengues Pedro Nicolás Escribano a la vera de la laguna.
Chascomús tiene una historia rica e íntimamente relacionada con la realidad nacional desde sus inicios: en noviembre de 1839 su territorio fue el escenario de una batalla civil sangrienta cuando las fuerzas federales de Juan Manuel de Rosas vencieron al levantamiento unitario de los Libres del Sur.
En 1845 un estanciero del distrito introdujo por primera vez el alambrado en el país, un hecho que cambió la forma de dividir la propiedad privada y la de controlar el ganado en toda la Argentina.
Pero el crecimiento económico y social local, como en muchos otros pueblos, llegó recién con el ferrocarril. Chascomús fue punta de rieles desde 1865 y en ese momento se convirtió en un centro abastecedor importante de la ciudad de Buenos Aires.
Parte de toda esa historia puede hoy recorrerse y sentirse en el Museo Pampeano, en la Casa de Casco (la primera de dos plantas de la ciudad), en la vieja estación de trenes y en cada esquina de las calles de empedrado del casco histórico.
Pueblo y espejo
El gran atractivo de la ciudad es sin dudas su espejo de agua. La laguna tiene alrededor de 3 mil hectáreas y es la más grande de las siete que conforman las Encadenadas del Este.
El pueblo creció espejado en ella: cuenta con diversa oferta hotelera y gastronómica, y un desarrollo de investigación en temas de biología en el Instituto Tecnológico (Intech) y en la Estación Hidrobiológica. En sus aguas calmas se practica la pesca deportiva, la natación y otros deportes como vela y remo.
Al atractivo de su patrimonio natural se le suma el arquitectónico. Entre sus joyas están el pintoresco Club Social, el Edificio del Turista y la llamativa municipalidad, una de las obras más raras de Francisco Salamone, el “arquitecto de las pampas”.
El paseo completo por Chascomús incluye una caminata por su antigua costanera de piedras, que data de la década del 30´ del siglo pasado, y contemplar el atardecer en la laguna. Sus vecinos dicen que los mejores pueden verse desde las Escalinatas o desde el Parque Libres del Sur.
Medialunas y dulce de leche de culto
Las medialunas de Atalaya, el parador que se encuentra a la vera de la Autovía 2, tienen un sello de sabor propio y se han transformado en un clásico de los veranos desde 1942. Para los porteños comprar la docena es parada obligatoria camino a Mar del Plata o a otros destinos de la Costa Atlántica.
Un clásico extinguido, pero muy recordado, es también el dulce de leche Chascomús que producía la desaparecida láctea Gándara, ubicada en un pequeño paraje del distrito. La empresa cerró sus puertas en año 2008.
Cuna de la democracia
El radical Raúl Alfonsín es sin dudas el chascomunense más reconocido. Nació en la ciudad de la laguna en 1927 y cursó sus estudios secundarios en la Escuela Normal. En el pueblo, al que volvió siempre hasta su fallecimiento en 2009, se desempeñó como concejal entre 1954 y 1955. Después, fue legislador provincial y nacional. En 1983 se convirtió en el primer presidente de la vuelta a la democracia.
Frente a la municipalidad está su última casa, pero en casco de la ciudad también se puede visitar otro de sus hogares que hoy fue convertido en un hotel. Su “patria chica” lo recuerda además con un monumento en el parque Libres del Sur y otro en la costanera dedicado “a la democracia”, realizado por el reconocido arquitecto Clorindo Testa.
Otras figuras de la ciudad son su hijo Ricardo Alfonsín, hoy designado como embajador en España. En el deporte se destacan el tenista Carlos Berlocq, la dinastía de ciclistas Haedo y el maratonista Luis Molina. Y en el ámbito artístico, la pianista y compositora Sonia Possetti y el actor Rodrigo Noya.
(DIB) MT

A %d blogueros les gusta esto: