Chascomús es el único distrito de la zona que supera los 1.000 casos activos

Pandemia de COVID 19
El 5 de diciembre se confirmó por parte del Laboratorio Nacional de Referencia el primer caso de variante Ómicron en Argentina, en la provincia de San Luis, en un viajero procedente de Sudáfrica.
El 13 de diciembre Ómicron ya tenía “una alta circulación” en la provincia de Córdoba.
El martes 29 el ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, confirmó que la variante Ómicron del coronavirus ya estaba circulando en la provincia de Buenos Aires y anticipó que no se descartaba la posibilidad de imponer nuevas restricciones si el sistema de salud se tensionaba.
No obstante nada cambió y sea por las fiestas y/o las vacaciones con sus variables económicas, la población afrontó festejos y eventos sin alerta alguna y como si nada pasara.

Recién a mediados de la pasada semana el Gobierno confirmó que la variante Ómicron del Covid-19 ya circula de forma comunitaria en Argentina, algo que para esa altura la mayoría ya lo sabía, explicándose de esa manera el repentino y constante aumento de los contagios registrado en las últimas semanas.
En Chascomús
Chascomús no fue ajeno a lo que ocurría y tal como ha sucedido durante toda la pandemia el gobierno local, sin decisión propia, marcando una importante diferencia con otros distritos, se refugió en la posición del gobierno provincial y hasta autorizó un evento de festejo que según los observadores, convocó a más de 5.000 personas, estimando algunos una cifra cercana a los 10.000, algo que no nos consta, aunque las imágenes dan cuenta de una multitud.
Lo cierto es que los enfermos que el jueves 30 de diciembre eran 243, el 9 de enero se transformaron en 1.154.
Unico partido de la zona que superó los 1.000 activos
En ese marco, al 9 de enero Chascomús era el único distrito de la zona en superar los 1.000 contagios activos, dado que acumulaba 1.154.
Un número importante comparado con los partidos vecinos a la misma fecha:
Dolores: 187 (en la ola anterior tuvo números similares a Chascomús).
Pila: 23 (al 7 de enero).
General Paz: 263.
General Belgrano 508.
Brandsen: 207.
Castelli: 119.
Magdalena: 299 (al 8 de enero).
Leazama: 134.
La opinión de los especialistas
Vale señalar finalmente que lo que ocurre en Chascomús, respecto al descontrol, también sucede en otros lugares.
Las imágenes que reproducen los medios de comunicación de personas -adolescentes y jóvenes en su mayoría- participando de fiestas en los centros de veraneo sin barbijo ni distancia social alguna preocupan a los especialistas en el actual contexto epidemiológico.
Según Luis Cámera, médico clínico asesor del gobierno nacional, “el problema es que se perdió la cultura del uso del barbijo y ese es un error de dimensiones siderales”. “Según proyecciones internacionales de las que participo, usar el barbijo es 80% más útil en la prevención de casos y en disminución de la mortalidad que dar la tercera dosis”, enfatizó el especialista que asesora a las autoridades sanitarias nacionales.
“Que Ómicron sea tan transmisible pero no esté causando formas tan graves y con 72% de gente vacunada con dos dosis crea una falsa sensación de seguridad, que llevó a abandonar los protocolos de cuidado -observó en tanto Ángela Gentile, jefa de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez y asesora presidencial y del gobierno de la ciudad de Buenos Aires-. No se está haciendo énfasis en el uso del barbijo que a mi criterio tendría que usarse incluso en espacios abiertos, no se está recordando la importancia del lavado de manos, la distancia, la ventilación y todo lo que hemos ido aprendiendo, que sumado un poco al desgaste emocional se fue dejando de lado”.
Y tras asegurar que “en el personal de salud se están viendo formas muy leves en personas con tres dosis”, la especialista insistió en que “no hay que olvidar que las vacunas evitan las formas graves pero no la transmisibilidad”.

A %d blogueros les gusta esto: