“Chascomús es mi lugar en el mundo, mi cable a tierra”

Charly Berlocq

El tenista chascomunense Carlos Berlocq visitó Chascomús y desde el hotel Howard Johnson, contó cómo está viviendo sus “últimos años de carrera”

El tenista chascomunense Carlos Berlocq visitó Chascomús el pasado fin de semana y se hospedó en el hotel Howard Johnson, patrocinador del Gladiador en lo que fue su participación en el ATP 250 de Buenos Aires.
En declaraciones para la prensa de HoJo, Charly contó lo que le genera visitar su ciudad natal cada vez que puede, como así también contó cómo está viviendo sus “últimos años de carrera” y lo siente al representar a Argentina cuando le toca jugar Copa Davis.
¿Cómo se siente volver siempre a Chascomús?
Sin duda que el vínculo con la gente de Chascomús es muy especial porque es mi ciudad. Creo que fuimos conectándonos muchísimo más en estos últimos años, porque yo viví hasta los nueve años acá y me fui a Mar del Plata. En ese momento perdí un poco de relación, si hasta muchas veces los diarios me nombraban en esa época como el marplatense, pero eso de a poco fue cambiando.
Es re lindo llegar a tu ciudad y sentir el cariño de la gente. Ayer fui a pasear por el centro y la gente me saluda se me acerca, me dicen “hace unos días estabas en Roland Garros y ¡hoy ya estás acá!, qué sencillez, qué bueno que no cambies”. Eso es lindo, porque más allá que estés en Roland Garros o Europa, es importante no olvidarse de donde uno salió, de la familia que lo formó, que lo ayudó y de tus amigos.
¿Qué momento estás transitando de tu carrera?
Sin dudas el último. Yo juego desde los cuatro años, al comienzo era un deporte lindo, un disfrute. Ahora hace muchos años es un trabajo. Para mí fueron muchos años de lograr objetivos y si hoy miro mi carrera no puedo pedir nada más. He cumplido todos los objetivos que me he propuesto, así que todo lo que venga de acá al final de mi carrera bienvenido sea. Pero lo que estoy logrando en este final de mi carrera es disfrutar al máximo. Digo final, porque ya hace más de quince años que estoy en el profesionalismo y más no puedo seguir. Además, es un deseo mío que no quiero seguir porque tengo una familia, dos hijos y al viajar tanto uno también quiere disfrutar de la familia porque lo necesita.
¿Cómo te imaginas “el después” de ese final de tu carrera?
Hace un año, por diferentes motivos, tuve un gran parate. Había perdido el ranking y te vas preparando mentalmente a ese cambio. Porque va a ser un cambio grande el no estar más en alta competencia. Esa adrenalina que uno tiene constantemente y el poco descanso, es algo a lo que la cabeza se acostumbra y ya hace muchísimos años que estoy con esto. Es decir, lo que voy a tener que manejar es que hay otra vida y que va a ser todo muy diferente. Me parece que al ser padre no lo voy a sufrir, porque con una esposa y dos hijos tenés que estar a full todo el día pensando en ellos, es otro ritmo que una persona soltera.
¿Cómo se siente representar la camiseta argentina?
Es algo muy fuerte y diferente a cualquier otra cosa. Uno, cuando va a afuera o a Europa a competir, se pone su propia camiseta y se representa a uno mismo. Obviamente al equipo, a la familia y a todas esas personas. Pero cuando te pones la camiseta nacional sentís que toda la Argentina está queriendo que a vos te vaya bien, que ganes ese partido y esa sensación es muy fuerte. Es el sueño de todo deportista llevar la camiseta de tu país. Y también la responsabilidad cuando llevas la camiseta argentina.

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*