Científicos, referentes sindicales y de derechos humanos reclaman «priorizar la vida»

Representantes de siete provincias y de la Ciudad de Buenos Aires denunciaron miles de «muertes evitables», propusieron una versión superadora de la cuarentena y enviaron una carta al presidente Alberto Fernández.

Científicos, trabajadores de la salud, referentes sindicales y de organizaciones de derechos humanos de siete provincias y de la Ciudad de Buenos Aires exigieron hoy que «se priorice la vida» en la gestión de la pandemia, denunciaron miles de «muertes evitables», propusieron una versión superadora de la cuarentena actual para salvar miles de vidas y enviaron una carta al presidente Alberto Fernández.

Fue en el marco de la «Conferencia de Prensa Federal» organizada por la Iniciativa por el Resguardo de los Derechos Humanos Covid-19 (IRDH) para pedir una «Acción Urgente y Solidaria para salvar vidas» en las provincias de Jujuy, Salta, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Buenos Aires, Río Negro y Ciudad de Buenos Aires.

«Estamos exigiendo que cuiden a la gente, que prioricen la vida porque son evitables tantas muertes y contagios», dijo la Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida, refiriéndose a los gobernadores de estas provincias.

Durante la apertura dijo: «A uno de ellos me voy a dirigir directamente, al señor gobernador de Jujuy Gerardo Morales. Es lamentable como usted está violando los derechos humanos, porque el principal es el derecho a la vida».

También cuestionó al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que «está abriendo restaurantes y bares como si no pasara nada» y planteando la «descabellada idea de llevar las escuelas a las plazas».

Por su parte, el biólogo y doctor en ciencias químicas, Ernesto Kornblihtt, aseguró que la situación actual es «seria» porque «sigue aumentando exponencialmente el número de muertos».

«Ayer alcanzamos los 12 mil muertos, lo que nos ubica 15º a nivel internacional, por debajo de Brasil, Estados Unidos y algunos países europeos, pero por arriba de muchos otros países como Australia, Austria, Bélgica y Canadá», alertó.

En ese sentido, destacó «lo llamativo de que un país como China, con 1.300 millones de habitantes y siendo el lugar donde se generó la pandemia», tenga sólo 4.600 muertos por Covid-19, es decir «menos de la mitad de muertes que la Argentina».

«Eso quiere decir que hay algo que se podría haber hecho o que se puede hacer y que quizás no se hizo», expresó.

A su turno, el doctor en Ingeniería y profesor de la Facultad de Exactas UBA, Rodrigo Castro destacó que si bien el aislamiento obligatorio «evitó algo catastrófico a nivel país», el número de casos diarios está aumentando exponencialmente como pronosticaron los modelos.

Castro propuso «lo que llamamos ASPI: Aislamientos Selectivos, Planificados e Intermitentes» cuya aplicación temprana, desde el 1 de mayo pasado, hubiera permitido tener hoy «menos de mil fallecimientos acumulados y menos de 100 nuevos casos diarios».

«También existe la posibilidad de no innovar y seguir con este tren aperturista, pero así llegaríamos a los 70 mil casos diarios a fin de año y en el orden de 100 mil fallecimientos acumulando números inaceptables e impensados», dijo.

Por su parte, la jefa de UCI del Hospital San Martín de La Plata, Elisa Estensoro, planteó que «el personal ya era escaso antes de la pandemia y si bien se nombraron intensivistas, llegamos hoy a esta situación con un plantel muy chico que se encuentran muy cansado, con un alto índice de contagio».

«Ayer planteamos que quizás la vacuna esté en marzo, pero para nosotros marzo es una eternidad», agregó.

El secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar Ingenio Ledesma, Rafael Vargas, afirmó que en Jujuy «las patronales no están privilegiando la vida, sino seguir produciendo», lo que se tradujo hasta ahora en «400 casos positivos y 16 compañeros fallecidos».

«El empresariado no aceptó bajar el nivel de producción para evitar que 7.000 trabajadores se desplacen en un radio de 50 kilómetros y así cuidar la vida de la gente. ¿De qué vale el esfuerzo de todos si Ledesma trabaja normalmente?», se preguntó.

Por su parte, la licenciada en enfermería y abogada jujeña Celina Castellon indicó que «el sistema de salud está colapsado desde hace un mes y medio: los hospitales están sin oxígeno, sin medicamentos ni disponibilidad de camas de UTI y hay más de 2.500 personas esperando asistencia de telemedicina».

Pablo Ferrari, presidente de la Fundación Salud Inclusiva, Especialista en Salud Pública, Docente Salud Pública FCM-UNCuyo, señaló que en Mendoza «hay muchos casos que no se están registrando y se dispuso que los contactos estrechos no se testeen».

«Hoy Mendoza tiene más de 8.834 casos activos, tiene las unidades de terapia intensiva con ocupación del 100 por ciento y con personas en salas común con criterio de estar en terapia y que no pueden acceder hasta que no se libere una de las camas», contó.

Sostuvo que la provincia «tiene 207 fallecidos y el 29 de mayo empezó con una apertura indiscriminada y desregulada a la que se sumaron la apertura de bares y restaurantes».

«El 12 de junio se habilitó el turismo interno en toda la provincia y esto implicó que el virus, que estaba concentrada en el gran Mendoza, que empezara a circular por todo el territorio. El 12 de junio había 9 fallecidos», dijo.

Desde la provincia de Santa Fe, Ernesto Kofman, doctor en Ingeniería, profesor de ciencias exactas en la Universidad Nacional de Rosario, manifestó que la ciudad tuvo un «brote inicial» y que a fines de abril no hubo más casos, «sólo brotes esporádicos» y dos fallecidos.

«Hoy estamos con las camas al 90 por ciento en Rosario, pero eso merced a que están suspendidas las cirugías de emergencia», alertó.

Además, agregó que «a partir de mediados de julio comenzaron a crecer los contagios y presentamos a fines de julio una proyección a las autoridades provinciales y municipales en el que decíamos que ‘o cortamos ahora o vamos a un crecimiento exponencial de casos», contó.

La periodista Stella Hernández señaló en su exposición que «el Colegio de Médicos dijo que hay 300 médicos con coronavirus» en Santa Fe.

Desde Río Negro, Paula Ocariz, trabajadora de INTA e integrante de la agrupación Verde y Blanca de ATE Bariloche informó que en esa ciudad «entre un 17 y 30 por ciento de los trabajadores de la salud tiene coronavirus». (Fuente: Télam)

A %d blogueros les gusta esto: