Con el aval del Gobierno, se reflota la paritaria del Sindicato de Comercio

Dispuesto a reencauzar la negociación salarial de los mercantiles, Armando Cavalieri visitó la semana pasada al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, que llamó para hoy a los empresarios del sector para explorar un nuevo acuerdo en la paritariaA priori, el trato conservaría las mismas características al que se había anunciado hace dos semanas. Es decir, un aumento salarial de $5000 mensuales en forma retroactiva desde el 1 de septiembre a marzo de 2021 que se abonará en siete cuotas extraordinarias de manera no remunerativo. También se había pactado una suba del salario básico de convenio de $35.790 a $50.687, con presentismo incluido.

La IGJ declaró «irregular» e «ineficaz» una reunión de la cámara en la que se había dispuesto el recambio de autoridades y suspendió la asamblea prevista para el viernes 2 de octubre. También impuso un «apercibimiento» al presidente Gerardo Díaz Beltrán. La CAME fue justamente la que impugnó la paritaria y empujó a las otras dos patronales, la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y la Unión de Entidades Comerciales Argentinas (Udeca) a desistir del acuerdo.

Con la CAME intervenida, Moroni habría convencido a los referentes de la CAC y de Udeca para reflotar la negociación salarial que había sido celebrada por Cavalieri, y luego desmentida. Desde todas las orillas coinciden que el cierre de la paritaria podría anunciarse hoy desde el despacho principal de la sede laboral, en Alem 650.

 

¿Qué cambió desde la desmentida de los empresarios a la actualidad? En primer lugar, Moroni agilizó las charlas con el gremio y los empresarios. Pero hubo otro hecho que podría torcer la balanza: la Inspección General de Justicia (IGJ), que depende del Ministerio de Justicia, intervino por irregularidades el miércoles pasado la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), una de las tres cámaras que negocia con Cavalieri.

El eterno jefe del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC) anhela con resolver cuanto antes la paritaria ya que se le abrieron varios frentes internos producto del acuerdo fallido. El miércoles pasado reunió en su despacho a la cúpula del gremio y le aseguró que la paritaria estaba «destrabada». Y ordenó neutralizar cualquier medida de fuerza hasta después del martes.

«Salvo que haya algún cambio de último momento, el acuerdo salarial que se firmaría es idéntico al que se había cerrado hace dos semanas», dijo a LA NACION un dirigente que suele ser la sombra de Cavalieri. (Fuente: La Nación)

A %d blogueros les gusta esto: