Con una caravana y un encuentro virtual, la defensa por «las dos vidas» reactivó en las calles el rechazo al aborto

El pasado sábado, con una caravana de autos con banderas y globos celestes y blancos, desde la Rural al Congreso, y la transmisión de testimonios y entrevistas por las redes sociales, varias organizaciones en «defensa de las dos vidas» celebraron los dos años de la sesión en que el Senado rechazó el proyecto de despenalización del aborto , que dividió aguas en la sociedad.

Esa grieta mostró también su vigencia, al desplegarse en varias ciudades del país afiches y gigantografías identificadas con los «pañuelos verdes», a favor de la interrupción legal del embarazo, con mensajes que llamaban a prepararse para el nuevo debate que se abrirá con el envío al Congreso del proyecto de legalización del aborto que impulsa el gobierno de Alberto Fernández.

Unas 200 organizaciones reunidas en torno de Unidad Provida, respondieron a la convocatoria para celebrar el Día Internacional de Acción por las Dos Vidas. Recorrieron las avenidas Sarmiento, del Libertador, 9 de Julio y Avenida de Mayo, hasta llegar al Congreso, respetando las normas de distanciamiento social y prevención del contagio de Covid-19, y expresaron su rechazo a la decisión del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que adhirió al protocolo de interrupción legal del embarazo, que reactivó la discusión del aborto.

Si bien no participó de la recorrida y de los actos celebrados en el interior, la Iglesia adhirió a la celebración del Día Internacional de Acción por las Dos Vidas, a través de una declaración de la Comisión Episcopal para la Vida, los Laicos y la Familia, que preside el obispo de Zárate-Campana, Pedro Laxague . «Valoramos nuevamente a quienes expresan su convicción de que los argentinos somos capaces de salvar y cuidar toda vida humana que atraviesa períodos de vulnerabilidad y angustia», expresó el organismo.

Transmitió, así, el «compromiso incondicional de defender y promover el cuidado de las dos vidas, en todas las circunstancias en las que se encuentren en riesgo».

Al reafirmar el documento episcopal «La vida humana es bella y hay que cuidarla», emitido en 2018, los obispos de la comisión señalan: «Jamás deberíamos permitir que nos sometiera el pensamiento de eliminar una vida para salvar otra. Juntos podemos optar siempre a favor de la vida humana, sobre todo allí donde la misma se encuentre amenazada».
En la emisión por las redes sociales que hicieron las organizaciones provida, varios dirigentes y miembros de las agrupaciones «celestes» ratificaron su posición contraria a la ley del aborto. Por ejemplo, el secretario de Salud y Bienestar Familiar de San Miguel, Pablo de la Torre, enumeró las políticas públicas materno infantiles que lleva adelante el municipio bonaerense para acompañar a madres y familias que si bien reciben ayudas sociales, se encuentran solas a la hora de enfrentar situaciones críticas».
«Les están negando su derecho a ser madres y sufren violencia institucional», dijo Ana Mármora.
La abogada Memé Moscoso, de Córdoba, advirtió que «los principales promotores del aborto clandestino muchas organizaciones abortistas que venden misoprostol, en connivencia con el Estado. El aborto es un gran negocio que descarta a los más vulnerables y destruye el sistema de salud», denunció.

Reclamo de «los verdes»
Por su parte, en varias ciudades hubo reclamos a favor del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, con la consigna «Aborto legal 2020». Hubo despliegue de carteles y afiches y en muchos barrios y en las ciudades de Mendoza, Tucumán, Santiago del Estero, Mar del Plata y Rosario, entre otras.
«Recordamos a quienes nos representan y forman parte del Estado argentino que tras protagonizar una manifestación histórica que convocó a millones en las calles: mujeres, lesbianas, bisexuales, varones trans y personas no binarias, seguimos padeciendo las consecuencias de la criminalización del aborto al someternos a prácticas inseguras producto de la clandestinidad», declaró en un comunicado la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.
«Se trata de una problemática de salud pública, de justicia social y de derechos humanos que demandamos sea saldada en 2020 con la sanción de la ley de interrupción voluntaria del embarazo», advirtió la organización.
La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, declaró en Twitter que el rechazo al proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, votado hace dos años en el Congreso, «continúa siendo una deuda de la democracia para con los cuerpos gestantes que debemos tener el derecho a decidir».
«Seguimos luchando por este derecho porque sabemos que no hay igualdad posible sin la autonomía sobre nuestros cuerpos», dijo la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta. (La Nación)

A %d blogueros les gusta esto: