Cruces ferroviarios sin responsables, algo que no puede volver a suceder

Un hecho altamente preocupante
Durante la semana pasada se vivieron circunstancias en los cruces ferroviarios que sin duda alguna no pueden volver a ocurrir.
Reclamos de los guardabarreras, seguramente justos, de la empresa que presta el servicio, se afirmo que de forma precaria, y de las autoridades del Ministerio de Transporte a cargo de Guillermo Dietrich, pusieron en juego la vida de los chascomunenses.
Somos sumamente respetuosos de los derechos de los trabajadores, lo hemos expresado siempre en nuestra vida periodística, defendemos los servicios públicos estatales, pero la conjunción positiva o negativa de esos actores jamás pueden poner en riesgo a la comunidad.
Como en materia de salud y otras, los paros tienen prestaciones de emergencia para que no peligre la vida de las personas, las empresas tercerizadas tiene que cumplir con su responsabilidad y a falta de empleados sus responsables deben cubrir un servicio tan importante como el de guardabarrera, y además el Estado debe por encima de todo lo mencionado y velar por la población,n poniendo las cosas en orden cuando nadie lo hace.
La foto de esta nota, viralizada en las redes sociales, muestra claramente el paso de un tren con la barrera abierta, cuando un camioneta llega al paso a nivel.
A todo esto se debe agregar que existen normas vigentes que en las nuevas construcciones viales y ferroviarias obligan cruces en altura con ejecución de puentes; acá no se hizo.
Por último, entendemos que el Municipio, aunque no es el responsable, debiera haber colaborado con inspectores alertando lo que sucedía para que los vehículos cruzaran sabiendo que no había barreras y era un paso como los que tiene Cruz de San Andrés.
Por último recordamos algo que hemos repetidos en distintas oportunidades, la Municipalidad, con sus departamentos Ejecutivo y Deliberativo, aparte de no haber obligado al Estado Nacional el canje definitivo de traza por traza, estación por estación y viviendas por viviendas cuando permitió la circulación de los trenes, tampoco exigió un seguro a su nombre, dada su titularidad de las tierras, que la mantenga al margen de las obligaciones que le tocarían en caso de un accidente.

 

 

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.