Daniel Gollan propuso armar un debate en la Facultad de Medicina para discutir los riesgos de la presencialidad en las escuelas

El titular de la cartera sanitaria bonaerense planteó que el debate sea entre expertos y no entre posiciones políticas. “No es la Ciudad contra la Provincia. Es una cuestión científica”, expresó. A su vez, reveló que se analiza adelantar el comienzo de las clases el próximo año

El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, propuso hoy un nuevo campo para debatir sobre la presencialidad o la virtualidad de las clases en tiempos de pandemia. Sugirió que se realice por fuera de los medios de comunicación para que no “pudiera mezclarse la cuestión del interés político” y planteó: “¿Por qué no hacemos un debate en la Facultad de Medicina con toda la evidencia mundial y todos los expertos de un lado y otro y así sacamos conclusiones?”.

Según el funcionario, las clases presenciales aumenta el ritmo de contagios. “Porque es apabullante la cantidad de información que da testimonio de que esto es así”. E insistió: “Cualquier movimiento de gente provoca aumento de los casos”.

La de Gollan propuesta inaugura así un nuevo capítulo de la controversia que comprendió a todo el ancho del arco político y confrontó al oficialismo con la oposición: el presidente Alberto Fernández dictó en un decreto de necesidad y urgencia el cierre de las escuelas, el gobierno porteño se negó, elevó el reclamo ante la Corte Suprema amparándose en la autonomía del sistema educativo y días después recibió un fallo a favor de su posición.

En diálogo con María O’donnell por la radio Urbana Play, el ministro expresó: “En La Pampa hay un estudio con números muy contundentes que marca que la segunda ola estuvo muy vinculada a la presencialidad escolar, a eso se le suma toda la evidencia internacional”. “La presencialidad es posible cuando los indicadores que se han fijado están por debajo de los 500 casos cada 100 mil habitantes cada dos semanas. Nadie niega la presencialidad, el tema es qué número le ponemos. Estados Unidos puso 300 cada dos semanas por cada 100 mil habitantes, Alemania eligió 330, nosotros lo pusimos en 500 y aunque ya es un número bastante altito, hay que ceñirse a eso”, comparó.

Procuró que ese eventual debate no se convierta en foco de tensión y grieta política: “Nos corremos Fernán Quirós (ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires) y yo, que estén los expertos. No es la Ciudad contra la Provincia. Es una cuestión científica. Veamos cuántos hay de un lado y del otro. Si la enorme mayoría piensa una cosa y la evidencia es apabullante, eso demuestra que la política que hay que tomar no es la de la presencialidad”.

A su vez, Gollan sostuvo que evalúan regulaciones desde hace meses para resarcir los días que los colegios estuvieron cerrados. “Se van a tomar un montón de medidas para compensar en la medida en que tengamos seguridad y que los indicadores bajen. Vamos a tener un segundo semestre muy distinto al primero en cuanto a presencialidad. Se van a tomar muchas medidas para aprovechar la mayor cantidad de días presenciales”.

Precisó, además, que se está analizando adelantar el final de las vacaciones de verano para incorporar días de clases. Se niega a aventurar plazos: “Ya aprendimos con esta pandemia que las fechas nunca se ponen porque el virus te corre el arco siempre. Si tuviéramos la variante del virus original del año pasado hoy tendríamos clases presenciales en todos lados. Pero se nos vino una variante muchísimo más severa que nos generó una explosión de casos en corto tiempo”.

Por otro lado, reveló que en el hospital San Juan de Dios de La Plata el promedio de la terapia intensiva era de 46 años: “Las nuevas variantes corrieron el riesgo a otras edades”. Pidió, asimismo, que quienes están vacunados con la primera dosis de la Sputnik V no se desesperen ante las demoras en la compra del segundo componente de la vacuna. “Tener la primera dosis de Sputnik es lo mismo que tener la vacuna de Johnsson & Johnsson. Con la segunda dosis de Sputnik lo que se hace es darle más tiempo de duración a la inmunidad”.

El Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF) y la cartera sanitaria bonaerense informaron, con datos recopilados por el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, que la primera dosis de la Sputnik V demostró una eficacia del 78,6% para evitar el covid-19 en personas mayores. La investigación verificó, a su vez, que la vacuna tiene una eficacia del 84,7% para evitar muertes y del 87,6% para reducir hospitalizaciones en esta misma franja de la población.

FUENTE: INFOBAE

A %d blogueros les gusta esto: