De acuerdo a medios provinciales, Eurnekián y la UOM habrían acordado despidos para cerrar la única fábrica de nanotecnología del país

De acuerdo al portal Infocielo, hace casi 5 años, el acaudalado empresario Eduardo Eurnekián, presidente de la Corporación América, inauguró con bombos y platillos la primera planta de nanotecnología de Sudamérica. Unitec Blue, ubicada en Chascomús, a la vera de la Ruta 2, iba a emplear a unas 500 personas y a producir tecnología que, hasta el momento, se importaba en su totalidad.
La inversión inicial orilló los 300 millones de dólares y proyectaba ampliarse hasta 1.200 millones. Durante tres años, Unitec produjo cientos de millones de tarjetas SIM, tarjetas de crédito, tarjetas contactless y toda clase de productos que requerían micro y nanochips. Pero en 2016, con la llegada de Mauricio Macri al poder, el cambio de política económica provocó un cambio de planes.
Desde entonces a la fecha Unitec pasó de contar con 120 empleados a tener apenas 35, si se toman en cuenta los 35 que fueron despedidos esta semana en complicidad con la UOM. Si bien exsocios de la firma y autoridades de Cambiemos a nivel local hablan de “errores de planificación” y “de estrategia”, lo cierto es que desde hace meses que los 70 empleados que quedaban no desarrollan tareas y que cunden los rumores de cierre.
“Para mi van a cerrar. Hace tiempo que el trabajo venia disminuyendo, desde el cambio de gobierno dejamos de hacer tarjetas. Hace dos años había muchísimo trabajo y había más de 120 empleados”, le dijo a INFOCIELO uno de los trabajadores cesanteados.
Lo insólito del cierre de Unitec es que se produce bajo el más absoluto silencio. Ni la empresa, ni la Provincia, ni el municipio, y mucho menos la UOM, el gremio que debería amparar a los trabajadores despedidos, quisieron levantar la perdiz. El titular del sindicato, Mario Batista, se encargó personalmente de pedirle al staff que no llevar a cabo ningún tipo de manifestación o protesta.
“Batista nos anunció que la empresa había presentado un preventivo de crisis, con lo cual, dijo, estaba habilitada para echar con el 50 por ciento de indemnización; según él, por gestiones del sindicato se había conseguido que paguen el 100, pero no teníamos que hacer quilombo”, narró otro exempleado a este portal.
El intendente Javier Gastón, como ocurrió con los despidos en Atalaya y en otras empresas emblemáticas del distrito, no habló del tema, tal vez para no entorpecer su buena llegada al Gobierno provincial, donde pretende recalar. Desde la oposición le reclaman que no trate ni implemente la emergencia laboral en el distrito.
“Tenemos presentada la declaración de la emergencia laboral pero el bloque del intendente y Cambiemos no lo han querido aprobar” le dijo a INFOCIELO Gabriel Macchi, concejal de Unidad Ciudadana. “Esto es producto de la apertura de importaciones, que es una decisión del Gobierno nacional, pero la Municipalidad podría haber buscado alguna alternativa”, opinó, y recordó que ya el cierre de la empresa textil Texes había dejado a 130 personas en la calle.
Desde el peronismo La misma actitud tomó el concejal de Cambiemos Ramiro Ferrante, quién negó que el cierre tenga como causa las políticas de Macri. “Muchas veces los empresarios también tenemos errores”, dijo, tras asegurar que hubo un “error de cálculo” de parte de quienes manejaron Unitec. “Hicieron el desarrollo de una empresa que buscaba ampliar sus expectativas de llevar sus ventas a Latinoamérica y realmente no cubrió las expectativas”, llegó a asegurar.

Ahora, con sólo 35 trabajadores dentro del predio, Unitec estaría generando las condiciones para un cierre definitivo. De hecho, en las últimas semanas se estuvieron inventariando las máquinas y otros activos con la intención de liquidarlos y que no quede ningún cabo sin atar.

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: