El 25% de los infectados por coronavirus en el país ya fueron dados de alta

El último informe del Ministerio de Salud arrojó una buena noticia en el medio del avance de la pandemia en la Argentina y del crecimiento -paulatino y esperado por las autoridades del Gobierno- del número de muertos. Desde que se conoció el primer caso de coronavirus en el país el 3 de marzo, 2839 personas se han contagiado, 132 fallecieron y 709 ya lograron el alta médica.

Esas 709 personas representan el 25% del total y son el símbolo de la esperanza en un tiempo marcado por la incertidumbre sobre el regreso a las actividades laborales, sociales y recreativas. Además, marcan una diferencia positiva frente al menos del 5% que representan la cantidad de personas que perdieron la vida hasta el momento.

Por otra parte, el número de casos descartados hasta ayer es de 25.259, por laboratorio y por criterio clínico/epidemiológico.

Ayer fueron realizadas 1.770 nuevas muestras y desde el inicio del brote se realizaron 32.712, lo que equivale a 720,9 muestras por millón de habitantes, detalló la cartera que conduce Ginéz González García en la mañana de este domingo.

Además, resaltaron que “las autoridades continúan con las medidas intensivas para reducir la circulación del virus en el país y disminuir su transmisión. En este sentido es clave la estrategia de mitigación de la mortalidad destinada a personas mayores de 60 años y personas que integren los grupos de riesgo”.

Respecto a los confirmados, 856 (30,2%) son importados, 1.184 (41,7%) son contactos estrechos de casos confirmados, 496 (17,5%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica. Mientras que las principales franjas etarias afectadas de los casos registrados corresponden a personas de entre 20 y 59 años, siendo la edad promedio de 44 años.

La mayoría de los casos confirmados están en la ciudad Autónoma de Buenos Aires (691) y la provincia de Buenos Aires (825). Por eso el Gobierno puso el foco en el control de circulación en el AMBA y los protocolos para las actividades que comiencen a desarrollarse. También avanza en el diseño de un plan estratégico para la utilización de los medios de transporte público.

En las últimas horas el presidente Alberto Fernández hizo hincapié en la necesidad de seguir manteniendo el aislamiento en forma estricta, pero sin dejar de poner el foco en el daño económico que implica mantener la mayoría de las actividades económicas y productivas paradas.

“Sabemos del deterioro económico. La preocupación es la salud, pero también nos ocupamos de la economía, manteniendo los puestos de trabajo. Sabemos que habrá muchas pérdidas económicas, pero esto no debe de ningún modo tapar la cuestión sanitaria”, sostuvo durante una entrevista con el diario cordobés La Voz del Interior.

Además, dijo preferir que “una empresa esté cerrada por cuarentena y no porque todos se contagiaron. Ya vamos a tener tiempo de hablar de economía. Ahora hay que evitar que la pandemia se expanda”.

(Fuente: Infobae)

 

A %d blogueros les gusta esto: