El ex concesionario entregó el predio el 5 de abril de este año, el Municipio no tomó la posesión y un tercero lo explotaba

Camping incendiado
Juan Nikyel, ex concesionario de la parcela ribereña número 4, camping Los Quinchos, que sufrió un gran incendio con importantes pérdidas materiales el pasado domingo, en el marco del expediente administrativo número 4030-12 83 67/N, caratulado “Solicitud extensión del contrato de concesión ribereña número 4”, presentó una nota, en la mesa de entradas del Municipio, el 5 de abril de este año, dirigida al Intendente Municipal Javier Gastón, en la que manifestó que a través de la misma hacía entrega del predio objeto de la concesión a partir de esa fecha.
Destacó al respecto que lo hacía de conformidad a los antecedentes hechos y derechos del contrato de concesión que lo unía a la Municipalidad.
Recordó que dicho contrato establecía un lapso de concesión de 10 años a partir del 4 de julio del 2008, con una opción de prórroga de 3 años.

Resaltó seguidamente qué en tiempo y forma por diferentes notas había expresado su voluntad de prorrogar la concesión, detallando la negativa de las autoridades a ello, recordó un recurso por él presentado para que se reviera la decisión y una prórroga posterior por parte del gobierno municipal hasta el 30 de abril de 2019, quedando pendiente de resolución el período de 2 años y fracción hasta el 4 de julio de 2021.
También hizo hincapié, en referencia a la prórroga de la concesión, que era facultad del Concejo Deliberante conceder o no la misma, de acuerdo a lo establecido el artículo 2 del contrato, pero que a pesar de haber pedido la remisión del expediente del Departamento Ejecutivo al Cuerpo Deliberativo, la solicitud tuvo resultado negativo.
Expresó además, que si bien no existió acción legal alguna desde el Municipio se realizaron múltiples acciones de hostigamiento al camping, tales como clausuras ilegalmente dispuestas, sin orden judicial, con patrulleros policiales y turistas y trabajadores dentro del predio.
Respecto a esta última cuestión resaltó que dos días antes de Semana Santa, desde la Comuna se envió una máquina retroexcavadora con el objeto romper la entrada y retirar los tubos del acceso al camping, lo que impediría salir a los contingentes que se alojaban en el predio e imposibilitaría el ingreso de decenas de grupos familiares. Agregó sobre el particular, que finalmente la medida fue suspendida con el compromiso verbal que él entregaría la concesión el día que lo hizo a través de la mencionada nota.
Además, en la documentación ingresada en la mesa de entradas, el entonces concesionario informó que había notificado a la totalidad de los habituales usuarios que a partir de esa fecha (5 de abril de 2021) y por pedido del Departamento Ejecutivo Municipal concluía su responsabilidad y era el propio Municipio quien quedaba responsabilizado de velar por el cuidado del predio y los bienes existentes en el mismo.
Finalmente Nikyel daba cuenta que con su único empleado había dado por extinguida la relación laboral y sugirió que para garantizar la seguridad del predio se requería disponer dos personas dada la extensión del mismo y las decenas de casillas y embarcaciones que se encontraban en cuidado.
La posición del Municipio
Por su parte, el Municipio sentó su posición a través del Secretario de Planificación y Turismo, Leandro Otondo, quien, en un entrevista que le realizó FM Por Siempre, dijo que la Comuna no tomó la entrega porque faltaba el acta de inventario y cierre formal de licitación.
Agregando que al no avanzarse en ese punto, el caso estaba en el Area de Legales de la Municipalidad y se avanzaba en el desalojo de quienes hoy ocupan esta zona de la laguna.
¿Se confunde conflicto con responsabilidad?
Evidentemente, existe un conflicto legal entre la Municipalidad y el ex concesionario, dado que las autoridades han expresado que el tema se puso en mano de los abogados del Departamento Ejecutivo.
Pero, al margen de esta cuestión que aparenta puede quedar finalmente en manos de la justicia, que en definitiva será la última instancia que resolvería la situación, hay un aspecto que tiene que ver con la responsabilidad de la Municipalidad, que nuestro entender corre por otro camino.
Al margen de la aceptación o no, de las autoridades, de la entrega del camping por parte de quien tenía la concesión, no hay dudas que el Ejecutivo Municipal debería haber clausurado el predio por estar vencida la concesión y no existir responsable a cargo, dejando al menos una guardia en la puerta para evitar cualquier situación de gravedad.
No se hizo esto, nunca hubo presencia de la Comuna, el ex concesionario se retiro y el camping siguió abierto explotado por un tercero, y continuó abierto esta semana, dado que EL FUERTE se acercó al lugar y se observaban personas y al menos un vehículo particular adentro.
Surgen entonces varias preguntas, ¿los turistas que tenían y tienen bienes en el lugar, pagan por ello?, ¿A quién abonan? ¿Si existen reclamos por las pérdidas materiales que produjo el incendio, quién se hará cargo? ¿El Municipio tendrá que afrontar los costos?
En definitiva, muchas dudas y pocas respuestas, lo que impone una rápida aclaración por parte del Intendente y una intervención del Concejo Deliberante que tampoco se observa

A %d blogueros les gusta esto: