El Gobierno defiende el regreso limitado de pasajeros desde el exterior

La titular de Migraciones, Florencia Carignano, consideró una «necesidad sanitaria» la decisión de limitar el ingreso de 600 pasajeros por día. Críticas desde la oposición.

La titular de la Dirección Nacional de Migraciones, Florencia Carignano, defendió este lunes la medida de limitar el regreso del exterior a 600 pasajeros por día, remarcó que se trata de una “necesidad sanitaria” que tiene como prioridad evitar la llegada de la variante Delta y un eventual rebrote de contagios de coronavirus, que obligue a restringir con más severidad las actividades en el país.

La decisión de restringir el ingreso de argentinos desde el exterior, que se mantendrá inalterable hasta el 9 de julio, afecta a unas 45.000 personas que se encuentran en el extranjero por turismo y que sufrirán algún tipo de inconvenientes para regresar al país durante las próximas semanas.

Ante la reiteración de quejas de la oposición, que a través de un proyecto de ley reclamó que no se limite el ingreso en Ezeiza, desde la Casa Rosada reiteraron que los argentinos estaban advertidos sobre posibles medidas y que eligieron correr el riesgo de viajar en pandemia.  “Hemos advertido que cuando uno firma la declaración jurada, uno asume las responsabilidades. Las personas que decidieron salir lo hicieron aceptando las consecuencias de lo que implica salir en pandemia”, sostuvo Carignano.

“El ingreso de la variante Delta podría arruinar todo un proceso de vacunación”, advirtió la funcionaria, quien planteó que “es preferible” que quienes estén de vacaciones “se retrasen unos días” en su vuelta al país a que, por ejemplo, haya un rebrote de casos y “deban suspenderse las clases presenciales” o no puedan mantenerse las “aperturas” logradas en las últimas semanas.

El Gobierno aspira a preservar al máximo el logro de haber alcanzado el 35% de la población vacunada contra la Covid-19 mientras se amplía diariamente la inmunización en los 24 distritos del país y, para eso, resulta central impedir o retrasar la presencia de la cepa Delta, de alta contagiosidad en el mundo.

Con la misma preocupación, hay en total 101 países con sus fronteras cerradas, a excepción de sus ciudadanos o residentes, y también otras 113 naciones que permiten ingresos con limitaciones, como por ejemplo tener el proceso completo de vacunación o con resultados fidedignos de PCR o antígenos, además de someterse a cuarentenas, según un informe de la Organización Mundial del Turismo.

“El problema en estos días no son las medidas que tomó el Gobierno; el problema es la pandemia. A muchos los perjudica, pero a muchos otros los perjudica tener que cerrar sus negocios. Si no cerrábamos, en dos semanas teníamos un colapso sanitario”, dijo Carignano.

La resolución

Desde el sábado pasado rige en el país una prórroga del cierre de fronteras al turismo hasta el 9 de julio y un cupo de 600 pasajeros diarios para el ingreso al país, en el marco de la emergencia sanitaria. De acuerdo con la normativa continúan suspendidos los vuelos provenientes del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte; Chile; Brasil; India; Países africanos y Turquía.

Todas las medidas fueron dispuestas para bajar el riesgo de contagios de coronavirus e impedir el ingreso de variantes que no registran circulación comunitaria en el país, como la Delta, cuya respuesta ante “la efectividad de las vacunas se desconoce”, se indicó en los considerandos de la norma.

La disposición hace hincapié en que “en el actual contexto epidemiológico, el riesgo de introducción de nuevas variantes, aún más transmisibles, podría generar un aumento brusco y elevado de casos, lo que llevaría indefectiblemente a una mayor mortalidad”.

Tras la puesta en funcionamiento de la medida, el bloque parlamentario de Juntos por el Cambio solicitó que no se limite el ingreso de argentinos al país. Así, un grupo de diputados nacionales presentó un proyecto de resolución para dejar sin efecto el cierre de fronteras y las restricciones que dejarán miles de varados en el exterior.

También desde la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) cuestionaron la restricción que impuso el Gobierno. “La Argentina es el único país que tiene una limitación de pasajeros por día. Ningún otro país en el mundo lo tiene”, dijo Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA. (DIB) FD

A %d blogueros les gusta esto: