El gobierno suspenderá por dos años el ingreso de personal a la administración

Por pedido del FMI

Luego de que el Fondo Monetario Internacional le exigiera la reducción de 20 mil millones para empezar a recibir el préstamo, el gobierno oficializó su nuevo plan de ajuste. Se enfocará principalmente en la administración pública nacional y en algunos gastos de los funcionarios y legisladores.

Una de las primeras exigencias del Fondo Monetario Internacional serán respondidas por el gobierno de Cambiemos. Tras el pedido de la reducción de al menos 20 mil millones de pesos en materia de déficit fiscal, el gobierno encabeza un recorte que afectará principalmente a la administración pública nacional y otros detalles de gastos personales de funcionarios.
Luego de que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, “no descartara” la posibilidad de volver a imponer un sistema de retenciones para el sector agropecuario, la recordada Mesa de Enlace del campo pidió una reunión urgente con el presidente Macri, preocupados por esa posibilidad.
Sin embargo, todo parece que los caminos que el gobierno buscará para reducir ese déficit y así acceder al tan ansiado préstamo millonario del FMI, no vendrán de los sectores más adinerados, sino otra vez, de la gente.
Así, el gobierno prepara un plan de ajuste que según dieron a conocer, contará con nueve puntos y principalmente suspenderá los ingresos por dos años en la administración pública nacional.
También incluirá la venta de los automóviles que hay para diferentes funcionarios del gobierno Ejecutivo, conservando únicamente el del uso exclusivo para el presidente; Así como se dejará de viajar por avión en categoría busisness, recortes en viáticos y algunas medidas que también podrían apuntar al poder Legislativo.
Sin embargo, el grueso de ese ajuste se apoyará en los gastos cotidianos del sector público, que afectará a varias áreas reduciendo fuertemente su presupuesto, con la excepción –según estimó el gobierno- de las universidades, el Conicet y el servicio exterior.

Otros detalles
El clima, que tendrá estos gestos de austeridad por parte de ministros y funcionarios de primera línea, podría volver a ser propicio para nuevas olas de despidos. Situación que además el gobierno alienta a través de la disposición de «retiros voluntarios», tal como lo aplicó la gobernadora de la provincia, María Eugenia Vidal.
De esta forma, se comprueba que el gobierno está acatando las órdenes del organismo financiero internacional, el cual para entregarle una primera parte del préstamo ya le exigió una fuerte reducción de sus gastos.
Ese ajuste enfocado en la administración pública también será un dolor de cabeza para gobernadores –propios y opositores- y los distintos municipios de cada provincia. Algunos de los cuales ya se vieron predispuestos para colaborar en el denominado gran “acuerdo nacional”, que buscará compartir responsabilidades políticas frente al ajuste.
Como último punto a destacar, las medidas de ajustes propuestas por Dujovne, que ya habrían sido aceptadas por Macri, también incluirían la posibilidad de analizar la situación de algunas empresas nacionales como YPF y Aerolíneas Argentinas. Ambas son una de las 33 empresas públicas que sufren un déficit cercano a los 90 mil millones.
Situaciones que en épocas de crisis y de buscar la forma de seguir reduciendo el déficit desde una perspectiva neoliberal, conllevan a medidas determinantes.

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: