El Reloj de los Italianos cumple 81 años

Fue inaugurado el 7 de noviembre de 1939 y desde entonces prestigia nuestro patrimonio y embellece nuestra ciudad.
Este emblemático monumento, situado en la intersección de las calles Lastra, Libres del Sur y Mitre, fue obsequiado por inmigrantes y descendientes de italianos, al conmemorarse el centenario de la Batalla de Chascomús.
Hito arquitectónico de siete metros de altura, en sus cuatro caras va marcando las horas de los chascomunenses y es testigo silencioso de los cambios que ha atravesado nuestra ciudad a través de los años.
Su propia historia comienza en el local de la Sociedad italiana, donde vecinos pertenecientes a esta colectividad deciden homenajear a la ciudad al arribarse al centenario de la Revolución del Sud.
Para ello, realizan un concurso de ideas, quedando elegido el proyecto del Sr. Telésforo Sallaberry (quien se había presentado bajo el seudónimo “Rómulo”); y, luego, se autoriza su construcción mediante Ordenanza Municipal Nº 253.
El 7 de noviembre de 1939, la ciudad amaneció con un nuevo monolito, que cambió definitivamente la fisonomía arquitectónica del pueblo. Aunque el tiempo pase, hay cosas que no cambian, nunca perdió su prestancia visual y la referencia para propios y extraños.

A %d blogueros les gusta esto: