En plan electoral, Santilli desembarca con patrulleros porteños en Provincia

El vicejefe de Gobierno porteño cimenta su plan electoral con recursos para uno de los déficits bonaerenses.

El vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, eligió la seguridad, un tema sensible para los bonaerenses, como estrategia para su desembarco provincial en plan electoral. La herramienta es un convenio de comodato por el cual ciudades bonaerenses gobernadoras por intendentes de Juntos por el Cambio, refuerzan su dotación de patrulleros con móviles porteños.

Como había ocurrido hace unos días en Lanús, hoy le tocó el turno a La Plata: Santilli se sacó una foto con Julio Garro, el intendente local, delante de una seria de patrulleros flamantes que servirán para reforzar la Guardia Urbana de Prevención (GUP), una fuerza de prevención propia que la capital provincial puso en marcha en 2018, cuyos efectivos se multiplicaron por cuatro desde entonces.

La estrategia le permite recorrer distritos con discurso de gestión y comenzar a asociar su figura, que tiene un alto nivel de conocimiento, al territorio bonaerense. El área elegida no es causal: La seguridad repunta como preocupación en la mayoría de las encuestas en todo el conurbano. En La Plata, además, hay una ola de delitos en la periferia que ya motivó protestas frente al ministerio que conduce Sergio Berni.

El formato para la entrega de los móviles es el comodato. Las unidades llegan la identificación de la fuerza local a la que se integran. “Con Diego estamos comprometidos con la seguridad de los vecinos, y este tipo de acciones nos ayudan a potenciar los recursos que tenemos para cuidar a los platenses”, dijo Garro en un parque de Villa Elisa, una de las zonas calientes del delito, donde se hizo el acto.

El trasfondo del desembarco de Santilli es su intención de postularse a primer diputado nacional por la provincia de Buenos Aires. Aunque no lo reconozca públicamente todavía, el plan se fue tornando más verosímil con el correr de las semanas y ahora ya nadie duda de que el vicejefe de gobierno es uno de los que está en carrera para quedarse con ese lugar.

El juego de Santilli se ve favorecido por el vacío que deja la indiferencia de la exgobernadora María Eugenia Vidal por el juego político bonaerense y las dificultades de Jorge Macri para superar la valoración negativa que por ahora sigue teniendo su apellido, sobre todo en el electorado del Conurbano, que es el lugar dónde se define la elección. (DIB)

A %d blogueros les gusta esto: