Encuesta de imagen: cómo están Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires

La perspectiva negativa en los casos del Presidente, la Vicepresidenta y el Gobernador supera a la positiva. Cómo evalúan los votantes las medidas que tomó el Gobierno después de las PASO

A tres semanas de las elecciones, una encuesta registró que los principales referentes del oficialismo en la provincia de Buenos Aires tienen una imagen negativa muy superior a la positiva y reveló que las iniciativas post PASO que provocaron mayores “ganas” de elegir al Frente de Todos en el electorado fueron el proyecto de ley que penaliza a delincuentes que porten armas de fuego para delinquir y el que convierten planes sociales en trabajo; la resolución de congelamiento de precios; la decisión de ordenar el retorno a las escuelas; y el refuerzo de agentes para luchar contra la inseguridad y el narcotráfico en Santa Fe.

La investigación cuantitativa, realizada online entre el 19 y el 24 de octubre por la consultora Federico González y Asociados, se basa en un cuestionario estructurado entre 1200 casos. Titulada “Diagnóstico político y electoral de la provincia de Buenos Aires luego de las elecciones legislativas PASO”, muestra que el presidente Alberto Fernández tiene un 31,5 de imagen positiva, contra un 53,5 de negativa. Sólo un 11 por ciento de los consultados tiene una mirada “excelente” del primer mandatario; mientras que el 20 por ciento tiene una perspectiva “buena”. El 13 cree que no es “ni buena ni mala”. Y el 37 por ciento pondera al jefe de Estado de manera “pésima”.

En el caso de la vicepresidenta Cristina Kirchner el escenario en la opinión pública en territorio bonaerense es equivalente. Alcanza un 30 por ciento de imagen positiva; pero también un 57 de negativa; un 12 por ciento “ni buena ni mala”; un 9 por ciento “mala”; y un 48 por ciento “pésima”.

Mientras tanto, el gobernador Axel Kicillof tiene una imagen positiva equivalente a las de Alberto Fernández y Cristina Kirchner: 30 por ciento. A escala detallada el panorama también es similar: un 14 por ciento tiene una mirada “excelente” del mandatario bonaerense; un 15 por ciento “buena”; un 12 por ciento “ni buena ni mala”; un 13 por ciento “mala”; y un 41 por ciento califica su perspectiva como “pésima”.

En el ámbito opositor el panorama se perfila muy distinto, con una valoración positiva superior a la del oficialismo y una negativa inferior. El jefe de gobierno porteño y eventual líder presidenciable de Juntos por el Cambio para 2023, Horacio Rodríguez Larreta, alcanza un 46 por ciento de imagen positiva, y un 31 de negativa. Cuando se escudriña el detalle, también hay diferencias favorables con respecto a los mandatarios del Frente de Todos. La perspectiva “excelente” de los encuestados llega al 18 por ciento; la “buena” al 28 por ciento; y aquella que considera que no es “ni buena ni mala” al 17 por ciento. La imagen “mala” es de apenas el 13,6 por ciento; y la pésima el 17 por ciento.

Razones

En la investigación se analizaron las razones por las que el electorado elegiría votar al Frente de Todos. El 44 por ciento -entre el total de encuestados- contestó que “no encuentra ninguna razón para votar” a esa coalición; el 22 por ciento dijo que “no quiere que un espacio macrista, de Cambiemos, de derecha o liberal gane la elección”; el 19 por ciento dijo que lo elegiría porque se identifica con ese espacio político; el 16 por ciento dijo que lo votaría porque está Cristina Kirchner; el 15 por ciento argumentó que lo haría porque “le gusta” la candidata a diputada nacional, Victoria Tolosa Paz; el 13 por ciento basó su intención en la presencia del gobernador Kicillof; otro 13 por ciento dijo que es porque se trata de un espacio peronista; un 12 por ciento aludió a la presencia de Alberto Fernández; y sólo un 11 por ciento sostuvo que votaría al Frente de Todos porque es una fuerza kirchnerista.

Se hizo la misma pregunta sobre los motivos de la intención de voto con respecto al espacio opositor, Juntos. Un 29 por ciento contestó que no encuentra ninguna razón para votarlos; un 21 por ciento aludió a la presencia de Facundo Manes -quien compitió en las primarias e hizo un acuerdo para acompañar en las Generales-; otro 21 a la de Diego Santilli -actual candidato a diputado-; un 20 por ciento argumentó que “no quiere que gane un espacio peronista o kirchnerista”; un 16 por ciento dijo sentirse identificado con el espacio político; otro 16 por ciento justificó su eventual voto con la consideración de que se trata de un espacio “antikirchnerista”; un 15 se refirió a la imagen de la exgobernadora y actual postulante por la Ciudad, María Eugenia Vidal; un 13 por ciento argumentó con alusiones a Horacio Rodríguez Larreta; un 13 por ciento basó su intención de voto en el hecho de que es un espacio de Juntos por el Cambio; un 8 por ciento aludió al expresidente Mauricio Macri; y un 8 por ciento dijo que lo votaría porque es un espacio “no peronista”.

Impacto de las medidas del Gobierno

La consultora también analizó el impacto en la intención de voto al Gobierno de las medidas que se tomaron de manera frenética después de las PASO. La iniciativa nacional que mayores “ganas” de elegir al Frente de Todos provocó en el electorado, según la encuesta, fue el proyecto de ley “Armas y delitos contra la seguridad pública” que penaliza a delincuentes que porten armas de fuego para delinquir: obtuvo un 65 por ciento en la escala del análisis. Lo siguen, con el 51 por ciento, el proyecto para convertir los planes sociales en trabajo; la iniciativa de congelamiento de precios, con el 45 por ciento; el retorno a las escuelas y la recuperación de clases perdidas, con el 44 por ciento; y el despliegue de 574 efectivos nacionales para luchar contra la inseguridad y el narcotráfico en Santa Fe, con el 43 por ciento.

En torno a ese porcentaje, alto, se ubican la jubilación anticipada; el monotributo social para blanquear a trabajadores de la economía popular; y el plan para registrar al personal doméstico; el aumento del monto mínimo para pagar el impuesto a las ganancias; el proyecto de ley de alivio fiscal, que permite condonar deudas a pymes, ONGs y contribuyentes con deudas inferiores a los 100 mil pesos; y la convocatoria a un acuerdo con la oposición, el empresariado y los trabajadores para acordar políticas económicas después de las elecciones.

Las medidas que dieron causaron “ganas” de votar al Frente de Todos con menor intensidad (obtuvieron entre el 29 y el 14 por ciento de las adhesiones) son aquellas destinadas a “poner plata en el bolsillo de la gente”; los viajes de egresados gratis; la carta de Cristina Kirchner instando al Presidente a que realizara cambios urgentes en el Gabinete; la distribución de electrodomésticos; la liberación de restricciones por la pandemia; la designación de Aníbal Fernández como Ministro de Seguridad y el nombramiento de Juan Manzur como Jefe de Gabinete.

Conclusiones

La principal conclusiín que arroja el estudio es que las últimas medidas de gestión que tomó el Gobierno con fines electorales poseen más aceptación positiva que negativa, pero que no le alcanzan al Frente de Todos para revertir la tendencia desfavorable de la intención de voto en noviembre (que, según la investigación, presenta un patrón similar al resultado de las PASO).

Además, una mayoritaria percepción ciudadana entiende que dichas medidas estás inspiradas más en motivos electoralistas que sustantivos y opina que la situación actual del país es ahora peor que la de que existía antes de las PASO. Según la encuesta, también la decisión nacional de congelar precios posee más aceptación positiva que negativa, pero a la hora de evaluar responsabilidades sobre la inflación, la ciudadanía atribuye una responsabilidad mayor a Gobierno que a los empresarios.

Con respecto a la resonante problemática por el conflicto mapuche en Río Negro y la respuesta del Presidente, que envió refuerzos de agentes de la Gendarmería a la provincia para lidiar con los grupos violentos pero señaló que no era función del gobierno nacional actuar en ese caso, la mirada de los encuestados castigó al oficialismo. Un 41 por ciento dijo estar “totalmente en desacuerdo”; y sólo un 21 por ciento se mostró “de acuerdo”.

Finalmente, ante la pregunta sobre la situación del país después de las medidas tomadas por el Gobierno después de las PASO, sólo un 14 por ciento de los encuestados dijo que considera que está “mejor”, un 34 por ciento dijo “igual” y un 48 por ciento consideró que está “peor”.

 

(Fuente: Infobae)

A %d blogueros les gusta esto: