“Estamos al final”: Israel quiere ser el primer país en dejar atrás la pandemia

TEL AVIV.- El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dijo ayer que espera reabrir completamente el país para abril y vacunar a toda la población adulta israelí para fines de marzo, según señaló The Times of Israel.

Netanyahu llamó a “no repetir” lo que sucedió en el anterior Purim, una festividad judía, cuya celebración el año pasado vino seguida de un rápido aumento de los contagios.

“Podemos estar contentos, disfrazarnos, pero debemos respetar las reglas. Es muy importante porque estamos al final de la pandemia”, apuntó el primer ministro, según The Times Of Israel.

Israel esta semana alivió muchas de sus restricciones de cierre: abrió locales y muchas escuelas, así como instalaciones recreativas para los vacunados. Hasta el miércoles, un tercio de la población estaba completamente vacunada y la mitad había recibido al menos una dosis. Sin embargo, la tasa de infección por Covid-19 sigue siendo alta, más de 4000 por día.

Netanyahu especificó cinco etapas para “salir del coronavirus”: primero, atravesar con seguridad el período de Purim; segundo, en la segunda semana de marzo, la apertura progresiva del sistema educativo; tercero, también en la segunda semana de marzo, ampliar el sistema de “pase verde”; cuarto, vacunar a todos los israelíes mayores de 16 años a finales de marzo; y así, quinto, “alcanzar una apertura total” del país en abril, poco después de las elecciones del 23 de marzo. No dio más detalles sobre lo que implicaría una reapertura completa.

El primer ministro también instó a los más de un millón de israelíes que son elegibles para ser vacunados, pero que aún no lo han hecho, a que se apliquen la vacuna. “Con la ayuda de Dios, pasaremos por Purim con seguridad para que podamos celebrar la Pascua juntos”, dijo.

Funcionarios del ministerio de salud dijeron al canal 12 que no se les informó sobre la presentación de Netanyahu con anticipación y sostuvieron que no estaban al tanto de los detalles de su plan para reabrir la economía.

Hablando después de Netanyahu, el ministro de Salud, Yuli Edelstein, dijo que el Purim de este año no debe parecerse a las celebraciones del año pasado. “Los niños aún no están vacunados. Protegámoslos y evitemos desfiles y fiestas“, dijo.

Purim es popularmente conocido como “el carnaval judío”, aunque solo tiene en común con los carnavales la tradición de usar disfraces. Este año, 2021, comienza desde la puesta de sol del jueves 25 de febrero y termina a la tarde del viernes 26 de febrero. La gente se suele reunir con familiares y amigos, pero este año no se efectuarán reuniones concurridas, con bailes y concursos de disfraces.

Desde el comienzo del brote en el país el año pasado, el gobierno ha ordenado ocasionalmente toques de queda, específicamente durante las principales festividades, en un esfuerzo por evitar reuniones y una inevitable propagación del virus.

Hasta ayer, más de 4,5 millones de israelíes, aproximadamente la mitad de la población, habían recibido la primera dosis de la vacuna y más de 3,1 millones estaban completamente vacunados, señaló The Times of Israel.

Agencias AP, AFP y Reuters

 

LA NACION

A %d blogueros les gusta esto: