«Estoy muy feliz de ponerle fin­ al patriarcado», aseguró Alberto­

El presidente Alberto Fernández promulgó hoy la ley que permitirá la entrada en vigencia de la interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en todo el país, destacó su «alegría» porque ahora es «una promesa de campaña cumplida» y afirmó que tras la aprobación del aborto ahora queda el desafío de «garantizar una educación sexual muy seria en todos lados» para evitar embarazos no deseados.­

«Esto lo hicimos entre todos y todas. Para mí es un día de alegría por algo más: porque cumplí mi palabra empeñada. Es la culminación de un tiempo de lucha, las mujeres bregaron durante muchos años para que el aborto deje de ser un delito», sostuvo el mandatario al iniciar el acto de promulgación de la ley que encabezó en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada. E insistió: «Estamos dando un paso importantísimo para que esta sociedad empiece a ser un poquito más igual».­

«Créanme que estoy muy feliz de ponerle fin al patriarcado, que es una gran injusticia. Es un gran paso, estamos igualando en sus derechos con los hombres», remarcó Fernández.­

A su vez, dijo que tras la sanción de esta ley, en el horizonte «queda una tarea muy seria de garantizar una educación sexual muy seria en todos lados para prevenir embarazos que no se quieran».­

De la ceremonia participaron varias mujeres del Gabinete y del Frente de Todos, como la ministra de Mujeres, Elizabeth Gómez Alcorta; la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; la secretaria de Salud, Carla Vozzoti; la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, y la diputada Cecilia Moreau.­

En otro tramo de su discurso afirmó: «Cumplí con mi palabra y hoy, en tiempos en que la palabra de la política parece depreciada, es la culminación de un tiempo de lucha para muchas mujeres que lucharon para que el aborto deje de ser un delito».­

­

PLAN DE LOS 1000 DIAS­

La ley conocida como Plan de los 1000 días también fue destacada por el Presidente, que evaluó que esa norma permitirá que las embarazadas cuenten «con un Estado detrás de ellas» para garantizarles salud y posibilidades de criar a sus hijos en los primeros años de vida.­

Al respecto, el Presidente aseguró que «si alguna vez alguna mujer tuvo el dilema de ser madre porque no sabía si podía hacer frente al costo que significa tener un hijo, ese dilema lo terminamos con la ley de los mil días, hoy saben que hay un Estado que le va a dar salud y garantías de ingresos para que ella y su hijo o hija puedan nacer y desarrollarse como corresponde».­

«Estamos ampliando la capacidad de decidir, que no es poco. Es llamativo que en el siglo XXI tengamos que discutir estas cosas. Nadie puede sentirse en paz consigo mismo viviendo en una sociedad sin igualdad», sostuvo el Presidente.­

Por último, reconoció que la ley fue aprobada con apoyo del oficialismo y de sectores opositores: «Les agradezco a los legisladores de la oposición que acompañaron, que no piensan como nosotros pero nos acompañaron en esta decisión. Estamos haciendo una mejor sociedad».­

«Está claro que no terminó aquí la batalla por la igualdad, eso se va a terminar cuando no haya discriminación de ingresos entre hombres y mujeres, cuando una mujer no corra el riesgo de perder un trabajo por estar embarazada», concluyó.­

(Fuente: La Prensa)

 

A %d blogueros les gusta esto: