Frigerio señaló que se considerará la posibilidad de una PASO interna en Cambiemos de acuerdo al candidato que presente el radicalismo

¿Lo piensa elegir el PRO?
Explicó que sólo se considerará si el radicalismo presenta una posición cohesiva al respecto – Es decir una UCR condicionada por el PRO

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se refirió a las próximas elecciones y admitió que todavía no está descartada la posibilidad de realizar una interna presidencial dentro de Cambiemos. Sin embargo, explicó que sólo se considerará si el radicalismo presenta una posición cohesiva al respecto. Es decir una UCR condicionada por el PRO.
“Se va a terminar de decidir en la mesa nacional de Cambiemos. No hay una posición común, por lo menos por lo que se escucha de la dirigencia del radicalismo. La mayoría plantea que no es una buena idea hacerle una interna al Presidente de la Nación”, expuso el ministro en TN.
A pesar dejar abierta esta posibilidad, Frigerio se posicionó en contra: “Las PASO habilitan la posibilidad de que haya internas en cada espacio político. Cada uno determina después si es positiva o no. Sí el líder de Cambiemos decide ir a una elección y tratar de que el partido se sostenga en el poder durante una administración más, me parece que no es conveniente hacer una interna”.
Desde el lado del radicalismo Martín Lousteau, Ernesto Sanz, Alfredo Cornejo y Ricardo Alfonsín ya se han manifestado a favor de una interna.
Por otro lado, el ministro también analizó los posibles candidatos a los que tendrá que enfrentarse Macri: Cristina Kirchner y Roberto Lavagna. En cuanto a la primera, señaló que “hoy es la dirigente de la oposición con más volumen político y por lejos más mide en las encuestas. Hoy lo lógico sería que se presente”.
En cuanto al exministro de Economía, reconoció que “es un dirigente valioso de argentina. Tiene todo el derecho del mundo si así lo siente y considera oportuno presentarse como candidato”.
Por último, habló de la realidad económica del país y aseguró que “enfrentamos desde otro lugar los problemas cambiarios, pero queda todo el capítulo de la recuperación del nivel de actividad y empleo, y lograr encauzar la inflación hacia una baja consistente. Estamos haciendo modificaciones de base para que eso ocurra”.
“Pedirle paciencia a los argentinos, y sobre todo a los que están pasando muy mal y ya desde hace rato es muy difícil”, reconoció pero reiteró que el Gobierno está “convencido de que no hay otra alternativa que la de persistir en este rumbo, porque lo peor que se puede hacer es volver al pasado”.