Fuerte relato. Una joven denunció acoso sexual en los bosques de Palermo

Con un video en las redes sociales, Belén Riva Roy contó el dramático momento que vivió cuando dos hombres se le acercaron mientras meditaba

“Esto me acaba de pasar. Para algunos no será nada. Para las mujeres sí lo es. Un minuto que dura horas en el cual pensás si se atraverán a hacerte lo que te están diciendo”, comenzó Belén Riva Roy su fuerte relato en las redes sociales donde denunció acoso sexual en los bosques de Palermo.

La joven es profesora de yoga y publicó un video en su cuenta de Instagram el jueves pasado para contar el dramático momento que vivió cuando dos hombres se le acercaron y le hicieron comentario obscenos.

“El miedo invadió todo mi ser. Esto no debería existir más. Deberíamos poder caminar y vivir tranquilas. No existe zona insegura, no existe como estaba vestida. Nos sucede en cualquier esquina, momento y lugar del día. Yo no debería estar en este momento intentando sacar de mi mente si tuve la culpa de algo o si elegí mal la zona donde sentarme”, prosiguió su testimonio.

Entre lágrimas, la joven describió el aberrante episodio que vivió cuando intentaba meditar. “Iba andando en bici, encontré un árbol hermoso y tire la manta ahí. Debería poder tener el derecho de sentarme donde desee. Y no debería necesitar un grupo de amigas para moverme en la vida. De los nervios dije ‘bestia’ porque el acto y los actos de estos hombres son de bestialidad”, expresó.

Al principio, según explicó, pensó que los jóvenes querían robarle. “Pensé en darles todo con tranquilidad. Veo de darles el celular y la bicicleta. Cuando se acercan me expresan que tenían ganas de hacerme lo mismo que le hace un actor a una actriz en una película muy reconocida mundialmente sobre sexualidad y sadomasoquismo. En ese momento, siento que se me paró el mundo y realmente siento miedo por primera vez en mi vida. Y el hombre me pasó por atrás y siento su miembro pasándome por atrás, por la cabeza”, dijo.

“No me tocaron, no me penetraron. Pero sí me cagaron el día, sí me dejaron con miedo”, agregó. Además, explicó que los jóvenes se fueron porque otro hombre intervino. “Estoy segura de que no me hicieron nada porque ese hombre se involucró para ayudarme”, sostuvo.

En su descargo por escrito, Belén comentó que realizó una denuncia, también, “para que no le suceda a otra mujer más”. Y concluyó: “Quiero decir y decirme yo misma algo: no tengo culpa de nada. Ni esto ni ninguna palabra, gesto o acercamiento debería existir. Es violento. Esto no debería existir”.

 

Fuente:LA NACION

A %d blogueros les gusta esto: