El Gobierno defendió accionar de fuerzas de seguridad durante el desalojo en Villa Mascardi

La ministra de Seguridad dijo que se llevó adelante una «acción legítima, enmarcada en la ley frente a la acción violenta». También hubo críticas hacia el juez porque «se están perdiendo bastantes días» y «cada vez van a quedar menos pruebas»

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró ayer que «el Estado, el juez, las fuerzas de seguridad, y los ministerios de Seguridad y de Justicia» llevan adelante una «acción legítima, enmarcada en la ley frente a la acción violenta, ilegal e inaceptable para la democracia de un país que quiere vivir en paz», en referencia a los grupos mapuches «que han tomado la violencia como forma de acción política», en una conferencia de prensa en Casa de Gobierno, junto al ministro de Justicia, Germán Garavano.
La funcionaria aseguró ayer que el operativo realizado el sábado por Prefectura en la zona del Lago Mascardi, en Río Negro, donde permanecía un grupo de personas luego del desalojo del jueves, se realizó «en el marco de una manda judicial dispuesta por el juez Gustavo Villanueva» y aseguró que el Gobierno «no» debe «probar lo que hacen las fuerzas de una tarea emanada de una orden judicial».
En ese marco, Bullrich afirmó que el lugar donde se produjo el desalojo Mascardi «está tomado» y que «hay una comisión de la Policía Federal que recién fue apedreada» por los grupos violentos, que diferenció, «no son la comunidad mapuche, ni ningún otro pueblo originario de Argentina».
En ese sentido, la ministra consideró que «se están perdiendo bastantes días» y que «cada vez van a quedar menos pruebas» porque, desde el momento de sucedido el hecho que derivó en la muerte del joven Rafael Nahuel el sábado último, «no se permitió entrar más» a esa zona.
Durante otro pasaje del contacto que mantuvo ayer con la prensa, Bullrich consideró que la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) «es un nombre genérico de grupos que actúan violentamente» y diferenció a los grupos que «no reconocen a Argentina, ni a su constitución ni a su bandera» de quienes son mapuches o «de cualquier comunidad originaria de la Argentina».
«Se acabó el mundo del revés», afirmó la titular de la cartera de Seguridad, al tiempo que subrayó que, para el Gobierno, «es fundamental poner a la ley como centro de las relaciones sociales».
Por su parte, el ministro de Justicia, Germán Garavano, afirmó ayer que “no es la violencia la forma para solucionar los conflictos”.

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: