Guzmán a bonistas: “No habrá un número mayor al que planeamos ofrecer en los próximos días”

En una entrevista con un diario brasileño, el ministro de Economía confirmó que presentarán una nueva propuesta a los acreedores privados en breve, pero advirtió que “no habrá un número mejor a ese”. Dijo, además, que buscarán evitar pagos de capital al FMI por tres años

 

El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que la Argentina no está en condiciones de pagar a los acreedores privados ni al FMI, por lo que buscará interrumpir pagos de capital al organismo internacional en los próximos tres años. También, señaló que mejorarán la oferta a los bonistas para intentar cerrar finalmente un acuerdo que permita la reestructuración de la deuda. Además, reiteró que presentarán una enmienda a la oferta que se hizo a los principales grupos de acreedores pero aclaró que “no habrá un número mayor del que planeamos ofrecer en los próximos días o semanas”.

El titular del palacio de Hacienda concedió una entrevista al diario especializado Valor Económico de Brasil, en la que tuvo que dar definiciones sobre la situación de deuda, la relación comercial con Brasil y los desequilibrios monetarios que enfrenta la Argentina. Mañana expira un nuevo plazo fijado para la negociación con tenedores de bonos ley extranjera y se espera que el Gobierno presente una nueva oferta.

Hicimos una propuesta este año y estamos trabajando para mejorarla. Lo esencial es que el acuerdo que se busca debe respetar los preceptos de sustentabilidad, debe aceptar que la Argentina tiene compromisos que puede cumplir. En lo que hemos estado trabajando es en normalizar los tipos de interés. Argentina propone una reducción muy modesta de capital, y lo que propone es modificar las tasas de interés, que hoy, en dólares, están alrededor del 7%. La idea es bajarlos a un nivel sostenible para nosotros”, dijo Guzmán. “Primero, cualquiera que sea el acuerdo, debe ser sostenible. Esa premisa no es negociable. En cuanto a la enmienda que se hará a la oferta existente… no habrá un número mayor del que planeamos ofrecer en los próximos días o semanas”, añadió.

También se refirió a la renegociación del acuerdo con el FMI, respecto al que -resaltó- la Argentina no está en condiciones de enfrentar en su forma actual. Se necesitará evitar el pago de vencimientos de capital por tres años.

Tendremos que negociar un nuevo programa, simplemente porque Argentina no tiene capacidad de pago con los acreedores privados, ni con el FMI«, dijo.

“Argentina tiene una importante carga de vencimientos de capital, dentro de los 45.000 millones de dólares de vencimientos del actual programa del FMI, entre 2021 y 2023. Cuando la Argentina llegó a un acuerdo con el FMI en 2018, la premisa subyacente de ese acuerdo era que la entrada del Fondo en escena generaría un choque de confianza que reduciría el costo del crédito extranjero, y entonces la Argentina podría recuperar el acceso a los mercados internacionales y pagar al FMI. Esto no sucedió”, dijo.

“Desde 2018 hasta hoy la situación ha empeorado. La Argentina tuvo dos crisis de divisas en 2018 y una tercera en agosto de 2019. El PIB se redujo aún más, hubo una combinación de políticas fiscales y monetarias contractivas en el contexto de la recesión. La política fiscal más contractiva, en lugar de generar más confianza, provocó una mayor caída de la actividad económica. Y la política monetaria contractiva, en lugar de estabilizar los precios, generó un aumento muy grande de los tipos de interés. La tasa efectiva de política monetaria anual alcanzó más del 80%, lo que terminó por exacerbar las presiones inflacionarias, ya que alimentó las expectativas de crecimiento de la oferta monetaria. Y la alta tasa de interés causó la destrucción de las pequeñas y medianas empresas que no pudieron sobrevivir a la caída de la demanda agregada y a las altas tasas de interés. Cambiamos eso”, agregó Guzmán.

“Y en un nuevo acuerdo con el FMI las premisas serán diferentes. No se trata sólo de una cuestión de financiación, sino del esquema de política macroeconómica. Lo que buscamos es no tener que hacer ningún pago de capital al FMI durante los próximos tres años, simplemente porque Argentina no tiene la capacidad de hacer pagos con acreedores privados, ni con el FMI”, concluyó.

También, dijo que la renegociación de la deuda apenas es una condición necesaria para crecer.

«No es suficiente. Sólo es necesaria. Argentina necesita un conjunto de cosas para poder crecer de nuevo. Y eso es en lo que hemos estado trabajando desde diciembre de 2019. Tiene que empezar a restaurar la estabilidad macroeconómica. Necesita políticas monetarias, fiscales y financieras coherentes. Hemos esbozado y publicado en el sitio web del Ministerio de Economía un marco económico para el próximo decenio en el que se establece un camino de consolidación fiscal, de normalización de las cuentas externas. Establece objetivos como la acumulación de reservas internacionales, que es necesaria para crear resistencia para que la Argentina normalice los controles sobre su cuenta de capital.

Hoy en día la Argentina tiene estrictos controles sobre su cuenta de capital que fueron adoptados por el gobierno anterior en un contexto de alta ansiedad económica y que, en este momento de fragilidad económica, no pueden ser eliminados. Pero es necesario, a medida que se construye la resistencia, normalizar los controles de capital y converger a un esquema más razonable”, agregó. (Infobae)

A %d blogueros les gusta esto: