Habrían intentado estafar a un comercio con el sistema del posnet offline

Se conoció a través del portal Infozona, que desde un comercio de venta de bicicletas alertaron que dos personas intentaron comprar mercadería con una tarjeta de crédito de origen brasileña apócrifa y estafarlos mediante la metodología del posnet offline.
Los dos estafadores se movilizaban en una camioneta VW Saveiro color blanca.
Se trata de dos hombres que luego de elegir productos por más de $ 100 mil pesos quisieron abonar con una tarjeta de crédito de un banco de Brasil imponiendo a los empleados del comercio una forma diferente a la habitual, intentando realizar la operación de forma offline.
Ante este movimiento sospechoso, los responsables del comercio cruzaron los datos personales del documento aportado por el presunto cliente, surgiendo de dicho requerimiento ante la AFIP, que los datos de la persona que intentaba hacer la importante compra correspondían a otra identidad, más precisamente a una mujer.
Tras la negativa de los comerciantes ante las sospechas que se iba acrecentado a cada momento, los estafadores tomaron los documentos apócrifos y se fueron del lugar sin mediar palabra.
Según se explicó, la modalidad de estafa consiste cambiar la configuración del aparato de modo en línea a modo fuera de línea. La nueva metodología de estafa surge cuando el cliente de un comercio ofrece su tarjeta de crédito (preferentemente) al comerciante, para abonar su compra. Cuando se la pasa por el lector de banda magnética, no es leída o reconocida. En ese momento, el comprador sugiere se use el modo offline.
Para hacerlo de este modo y que funcione, se debe cargar la información de la compra pero previamente se debe solicitar telefónicamente autorización al emisor de la tarjeta, quien brindará un código de transacción con la consiguiente autorización. Pero el estafador, en ese momento, se aprovecha del desconocimiento del comerciante o empleado, quien no efectúa la validación telefónica, por lo que el Posnet se transforma en una simple impresora y emite un ticket no válido, el cual es de similares características al de una operación hecha online. De este modo, queda un comprobante que no sirve, pero el falso cliente se lleva la mercadería.
Esta modalidad ha sido detectada en varias localidades de nuestra provincia, donde los inescrupulosos se han alzado con fuertes sumas de dinero en mercadería, y favorece a los delincuentes dado que los resúmenes y extractos de cuenta tardan aproximadamente 20 días en llegar a los comerciantes, tiempo suficiente para que los estafadores abandonen las localidades donde se han efectuado las operaciones.

A %d blogueros les gusta esto: