Jubilaciones: cuál sería la recomposición que recibirán en marzo por la movilidad

La recomposición de las jubilaciones y pensiones que están a cargo de la Anses y de otras prestaciones como la Asignación Universal por Hijo (AUH) sería de alrededor del 8% en el mes de marzo, según estimaron especialistas en el tema consultados por LA NACION. Ese porcentaje para la primera suba trimestral del año es el que surgiría de aplicar la nueva ley de movilidad previsional, aprobada a fines de diciembre pasado. Y se ubicaría por debajo de la inflación del último trimestre de 2020, que es el tomado como referencia por la fórmula, que fue de 11,4%.

Haciendo la salvedad de que todavía no se publicó la reglamentación oficial para saber las especificaciones de cómo se calculará la variación interanual de los recursos impositivos que van a la Anses (pero con los datos de la recaudación ya disponibles), el especialista en temas de seguridad social e investigador principal del Cippec, Rafael Rofman, estimó que el aumento estaría en un nivel «apenas por arriba de 8%». Si eso se confirma, dijo, «las jubilaciones habrán perdido más de 3 puntos porcentuales con respecto a la inflación» y, en el caso de la AUH, si la comparación se hace con el costo de la canasta básica total (que mide el umbral de la pobreza), la recomposición se ubicaría casi 7 puntos porcentuales por debajo del incremento de los precios.

Por su parte, el economista Sergio Rottenschweiler, investigador en la Universidad de General Sarmiento, calculó también que la movilidad se ubicará algo por arriba del 8%.

La fórmula contempla, por un lado, el 50% de la variación trimestral de los salarios, según uno de dos índices (el que haya tenido mejor evolución): la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte) o el índice salarial del Indec. Hoy se conoció el dato de diciembre del segundo de esos indicadores; en el trimestre de referencia (el cuarto de 2020) esa variable avanzó 9,4% y es, entonces, la que se considera para hacer el cálculo en este período, porque el Ripte tuvo un incremento inferior (de 8%). Por la parte de la fórmula referida a salarios, entonces, se toma un 4,7%. Y a eso se le suma la mitad de la variación interanual de la recaudación de recursos tributarios de la Anses por beneficio, según el dato referido al último trimestre del año pasado.

En este segundo componente es en el cual podría haber variaciones según lo dispuesto por la normativa aún faltante. La ley dispone que la comparación de las variables debe hacerse de manera homogénea, pero delega a la reglamentación la tarea de especificar cómo lograr ese objetivo. Los dos economistas consultados dijeron, por ejemplo, que para cumplir con esa meta de homogeneización no consideraron la recaudación del impuesto PAIS, por compra de moneda extranjera (un tributo que en parte se deriva a la Anses), porque a fines de 2019 todavía no estaba vigente.

Además de las jubilaciones y pensiones y de la AUH, la movilidad impacta sobre los montos de las asignaciones familiares y de beneficios no contributivos, como la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM).

Por: Silvia Stang (Fuente: La Nación)

 

A %d blogueros les gusta esto: