Jugadora del club; dirigente y ahora, entrenadora de fútbol de inferiores

Florencia Solferino: Tiro Federal
No es común que entrenadoras estén al frente de divisiones masculinas de la Liga Chascomunense de Fútbol o de cualquier competencia de varones. En Tiro Federal, desde la presente temporada, Florencia Solferino, figura además de las Triperas, pasó a cumplir esta función en la sexta división, justamente la continuidad de la Escuelita albiazul, haciendo dupla con su compañero de cursada, el también profe de Educación Física Nicolás Suárez.
-Tenés un desafío personal y colectivo poco común en la Liga Chascomunense de Fútbol, ¿cómo estás viviendo la posibilidad de dirigir la sexta división de Tiro Federal?
Es difícil de explicar, pero es una sensación muy linda. Julio (Giribaldi, presidente de Tiro) y Lolo (Laborde, coordinador del fútbol federal y DT de la primera) nos propusieron dirigir la 6ta división, y con Nico aceptamos el desafío. No sólo ser los técnicos de esa categoría, sino también formarlos como jugadores y como personas, inculcando en los chicos distintos valores, como el respeto y el compromiso. Arrancamos a entrenar el 15 de enero y jugamos dos amistosos, con Deportivo y Unión. Ahora estamos ansiosos esperando el inicio del campeonato.
-En esta oportunidad, ¿cómo se dividen los roles con tu compañero en la dupla técnica? ¿Cuáles son los pro y contras de dirigir varones, pese a que sean chicos de inferiores?
Con Nico planificamos los entrenamientos, compartimos opiniones y tomamos las decisiones conjuntamente. En parte él se encarga más de lo táctico y yo le doy una mano. Es un excelente compañero. No hay pro, ni contras, para los chicos somos los dos los técnicos, más allá de que yo sea mujer, somos personas y el respeto tiene que estar siempre sin importar el género.
-Ya tuviste alguna experiencia anterior, pero como profe, ¿se notó el cambio en cuanto a la función que desempeñás? ¿Con qué inconvenientes te topaste antes y ahora?
Sí, antes sólo los preparaba físicamente, y mucho no podía estar porque yo también entrenaba con mis compañeras. Ahora cumplo otro rol, tomando decisiones, aportando y ayudando en todo lo que esté a mi alcance. El inconveniente mayor del año pasado era que sumando las tres categorías iban a entrenar 15-20 chicos como máximo. Hoy por suerte en la 6ta división tenemos 25 jugadores, y las demás divisiones también sumaron. De a poco el club va creciendo, es un proceso que va a llevar tiempo, pero estoy convencida que este es el camino.
– Con tu andar en el fútbol, ese que hasta no hace tanto parecía solo destinado a los varones, ¿te parece que el machismo va perdiendo lugar? ¿Podrías realizar el mismo trabajo de inferiores en las divisiones mayores? ¿Es una utopía encabezar o ser parte de un cuerpo técnico de primera?
Nosotras de a poco estamos teniendo el lugar que nos corresponde, aunque todavía falte mucho y sea un tema muy amplio de abordar, con una sociedad machista como en la que vivimos. Sí, en un futuro, con más experiencia y conocimientos, me gustaría ser parte del plantel superior. Obviamente con mi compañero Nicolás.
-Yendo al femenino, la práctica recreativa y competitiva es cada vez más popular, pero ¿cómo fueron los comienzos? ¿Hubo dificultades? ¿Por qué no hay muchas mujeres entrenadoras? ¿Cuál es la manera de mejorar en la LCHF? ¿Es hora de pasar a la cancha de 11?
Yo arranqué a entrenar 15 años atrás, tenía 11, con Lucho (Bartolotti) en Villa del Sur. Se dividía por categorías, menores, cadetes y juveniles. Y competíamos en la Liga de Las Flores, como así también en los Torneos Bonaerenses. Hasta que en 2008 se hizo el primer campeonato de la Liga Chascomunense y representamos a Deportivo Chascomús saliendo campeonas. Si mal no recuerdo, había 6 equipos, mientras que hoy en día hay el doble o más aún. Antes no teníamos tanta visibilidad como ahora, aunque falten cosas por mejorar. Todos los clubes que participan en la LCHF deberían tener fútbol femenino, por iniciativa propia del club o de la Liga. Así como todos tienen que tener inferiores, que tengan primera femenina también. Y obviamente que tenemos que jugar en cancha de 11, ya no existe primera división en cancha de 7. Jugadoras hay un montón. Muchos dicen que sería más costoso porque tenés tres árbitros, etc etc, pero no se hacen problema en pagar esos árbitros por cinco divisiones masculinas, y con la femenina serían seis. Es más, sería una ventaja en lo económico, ya que va más gente a ver femenino, que a las inferiores de varones.
– En Tiro pareciera que las damas van ganando su lugar en la toma de decisiones dentro y fuera de la cancha, ¿realmente es así? ¿Es casual? ¿Es un proceso o una realidad?
Sí, es así, es un proceso que se va haciendo realidad diría yo. Con el futbol femenino nos abrieron las puertas en 2015, 2019 y ahora seguimos también. Y en los clubes en general cada vez hay más mujeres formando parte de las comisiones directivas.

A %d blogueros les gusta esto: