Kicillof: denunció presión de los acreedores y anunció una suba de tarifas en la provincia

Ayer los bonistas afirmaron que el Ministro de Hacienda y Finanzas realizó declaraciones “engañosas”

LA PLATA.- En cesación de pagos y sin acuerdo en la negociación con los acreedores -que ya iniciaron demandas en Estados Unidos- expira hoy el décimo tercer plazo establecido por la provincia de Buenos Aires para intentar una solución consensuada a su deuda externa de US$7148 millones.

“Conocemos de extorsión y maniobras mediáticas, vamos a hacer una exposición ante la comunidad internacional”, informó esta mañana el gobernador Axel Kicillof. El jefe de Estado aseguró: “La denuncia judicial no es el camino correcto. No contribuye a encontrar una solución. Así y todo continuamos abiertos al diálogo”, insistió.

En la misma conferencia de prensa, el gobernador anticipó que la provincia aplicará un aumento del 7% en la energía eléctrica para el 40% de los usuarios del servicio eléctrico que no no son clientes de Edenor y Edesur (toda la provincia, excepto el área metropolitana). Para estos usuarios, la definición del incremento le corresponde a Nación, pero se espera que el alza sea en la misma sintonía. Esta suba será la última en el año, según dijeron en la conferencia.

El Gobernador sostuvo que la deuda es “impagable”. Criticó las maniobras de los acreedores, pero aseguró que su gobierno aún está dispuesto a encontrar una salida en conversaciones con los bonistas.

“Conocemos estrategias de presión de los acreedores. No contribuyen a la solución”, repitió el ministro de Hacienda y Finanzas Pablo López.

“El nivel de deuda en moneda extranjera es insostenible. El nivel de endeudamiento ya se encontraba en nivel de default cuando llegamos”, agregó el Ministro de Hacienda y Finanzas.

“En los últimos días nos enteramos que fueron por la vía judicial e iniciaron demandas en New York. Observamos intransigencias con exigencias de condiciones alejadas de las posibilidades de la provincia. Solicitándonos por ejemplo cupones 7.5 y compromisos a pagar por US$2000 millones. La provincia no puede afrontar”, agregó.

“La vía judicial no va a solucionar el problema. No va a hacer que la provincia de Buenos Aires tenga más capacidad de pago. El ataque mediático no mejora la capacidad de pago. El único camino que vemos posible es seguir buscando solución consensuada”, continuó el economista que integra el gabinete de Axel Kicillof.

A once meses del inicio del proceso de negociación con sus acreedores externos, la provincia de Buenos Aires no tuvo éxito en cerrar un acuerdo para el canje de la deuda en moneda extranjera, por US$7148 millones. La tensión va en aumento en las últimas horas: ayer el grupo de acreedores tildo de “Falsas y engañosas” a las explicaciones sobre la imposibilidad de pago brindadas por el ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López.

El martes que pasó el grupo Ad Hoc presentó -mediante el estudio de abogados White&Case- una demanda en los tribunales de Estados Unidos. En los escritos judiciales, que representan las series de bonos de 2005 y 2016 por separado, se indicó que en el último año se les debería haber pagado a los tenedores en capital e intereses US$204,8 millones y US$1900 millones, respectivamente, según cada presentación judicial.

Las demandas fueron presentadas “en relación con el continuado default de los pagos programados de intereses y/o capital bajo cada una de estas series de bonos”. Entre los acreedores que iniciaron acciones legales figura el fondo Amundi y los sistemas de pensión de empleados del estado de Luisiana y del condado de San Bernardino. Los abogados del grupo dejaron saber que en caso de llegar a un acuerdo las demandas se retiran. Pero ese acuerdo aún parece lejano.

El gobierno de Axel Kicillof ya había mejorado los términos de la oferta inicial, la semana que pasó en conversaciones que mantuvo con GoldenTree Asset Management LP, el principal acreedor de la provincia. La oferta no alcanzó.

La enmienda propuesta incluyó eliminar la quita de capital, elevar el valor de los cupones y disminuir la vida promedio de los bonos de más de 13 años a 11 años.

La propuesta que sólo mejoró para este grupo acreedor incluía reconocer los intereses devengados por los bonos elegibles durante el proceso (unos US$670 millones), elevar la tasa inicial de los bonos al 1 por ciento para este año y al 2,375 para 2022, de modo que el cupón promedio de los bonos en dólares se elevara de 3,5 % en la propuesta original al 4% en la oferta superadora, según informó el gobierno.

El ministerio de Hacienda y Finanzas indicó que dedicaría pagos por casi US$1800 millones por encima de la oferta original al repago de los bonos bajo legislación extranjera en el período 2021-2030. La oferta no fue aceptada.

Ayer los bonistas de Ad Hoc respondieron a este informe oficial del ministerio de Hacienda y Finanzas: “la propuesta de la Provincia tiene un cupón promedio del 3,7%, no del 4%. Y la propuesta de GoldenTree tiene un cupón promedio del 5,6%, no del 7,5%”, dijeron al acusar a López de faltar a la verdad.

El gobierno de Kicillof mantiene en secreto los vencimientos que se niega a pagar los próximos meses. Tampoco se informó sobre procesos judiciales en abiertos en tribunales de Estados Unidos.

Acuerdo fallido

El 20 diciembre de 2019, el gobierno bonaerense inició el proceso de consultas con sus acreedores privados externos con miras a definir medidas tendientes a asegurar la sostenibilidad de la deuda pública provincial.

En febrero de 2020, el gobernador Kicillof anunció que se iniciaba el proceso de reestructuración de la deuda pública en moneda extranjera y se avanzó en el proceso de identificación de las principales tenencias. Mientras tanto, en los tres primeros meses del año pasado este estado canceló servicios de deuda en moneda extranjera con el sector privado por unos US$388 millones.

El 24 de abril se concretó la primera oferta a los bonistas: propuso un período de gracia de 3 años, una quita del 55% en los intereses y otra de alrededor del 7% en el capital. No tuvo aceptación.

En agosto pasado, el gobierno nacional dio a conocer su oferta definitiva para los acreedores de títulos nacionales bajo ley extranjera, y el 31 del mismo mes se conocieron los resultados del canje. Despejado el panorama a nivel nacional, durante septiembre la provincia hizo una reunión con aquellos acreedores que habían conformado un comité de bonistas, en la cual actualizó la información fiscal, económica y social, intensificando el diálogo de buena fe con los asesores de los principales tenedores de títulos que aún no habían aceptado la oferta.

Este mes de marzo, mientras el ministro Martín Guzmán intenta cerrar acuerdo con el FMI la vicepresidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner aseguró que “no hay plata” para pagar esa deuda.

FUENTE: LA NACION/María José Lucesole

A %d blogueros les gusta esto: