La insólita explicación del dueño del bar de San Miguel: “No pasó nada grave, se prendió fuego la chica y empezó a los gritos”

En un audio que se filtró, el titular del local minimiza la situación y culpa a los jóvenes de haber estado jugando con el alcohol

Desde el viernes a la noche, la explosión en la cervecería Zar Burgers, de San Miguel, que mató a una joven de 19 años y dejó heridas a otras ocho personas que debieron ser trasladadas al Hospital Larcade de San Miguel, conmueve a la sociedad. En función de lo que relataron distintos testigos en redes sociales y canales de televisión, un líquido inflamable que cayó sobre un artefacto utilizado para calefaccionar las mesas fue lo que desencadenó el incidente.

 

Por el caso intervino la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 4 de delitos culposos de San Martín que, de momento, está investigando lo ocurrido. Según trascendió, la causa está caratulada como “Homicidio culposo y lesiones culposas”.

En medio de los repudios de familiares y vecinos, el bar emitió un comunicado en el manifestó que lamenta “profundamente los hechos sucedidos”. “Esperamos el pronto restablecimiento de los chicos heridos. Desde el primer momento, enfocamos todo nuestro esfuerzo para el esclarecimiento de lo ocurrido, colaborando con la Justicia”, expresaron desde el lugar.

Durante las últimas horas, sin embargo, se filtró un audio del dueño del local. Dura 40 segundos y se cree que está dirigido a su circulo íntimo. Sus palabras, dejan mucho que desear. No solo minimiza la situación sino que, además, culpa a los jóvenes de haber estado jugando con el alcohol.

“Les cuento a todos por acá porque me están llenado de mensajes y la verdad es que no puedo contestar mucho. No pasó nada. O sea, si pasó, pero nada tan grave. Un grupo de chicos empezó a joder con los rociadores de alcohol y jodiendo se prendió fuego uno, se prendió fuego la chica y empezó a los gritos. Pero no pasó nada más que eso. Se quemó la camarera que la quiso apagar y una clienta, pero el negocio no se prendió fuego, ni nada de eso. Así que les agradezco a todos la preocupación pero nada más que eso: un garrón”, sintetizó el hombre cuya identidad no trascendió.

 

La víctima, identificada como Lucía, tenía 19 años e integraba el Espacio Joven de la Parroquia Catedral de este partido bonaerense. A través de las redes sociales, amigos y familiares de “Lucy”, como la llamaban cariñosamente, convocaron a una nueva marcha para el próximo miércoles 14 de octubre.

Asimismo, relataron que la joven falleció luego de que “una mesera del bar Zar quiso apagar el centro de mesa con alcohol y, cuando se dio cuenta del error, arrojó involuntariamente fuego sobre Lucía y los chicos que compartían la mesa”.

“A ella la dejaron tirada y empezaron a sacar gente del lugar y esto hizo que Lucía estuviera más de 20 minutos tirada hasta que llegaron los bomberos, por eso tuvo el 40% de su cuerpo quemado, afectando las vías respiratorias”, sostuvieron los amigos de la joven.

Para ellos, “a Lucy la dejaron morir, con ella hicieron abandono de persona, los mismos amigos de la mesa confirman que intentaron apagarle el fuego con camperas que nos terminan entregando como pertenencias de ella”.

Por otra parte, otros tres jóvenes que también resultaron heridos por la explosión, todos de entre 16 y 19 años, se encontraban aún en grave estado en el Hospital Larcade, mientras que los cuatro restantes tienen quemaduras de menor gravedad, informaron fuentes médicas a la agencia Télam.(FUENTE :INFOBAE )

A %d blogueros les gusta esto: