La mamá del joven asesinado pidió justicia y reclamó que los detenidos “no salgan más”

Marcha en Dolores

Ayer a partir de las 19 horas de ayer estaba programad una marcha popular en la ciudad de Dolores por el atroz asesinato de Claudio Ayuso, quien se hallaba desaparecido desde el sábado próximo pasado y fue hallado sin vida en la tarde del último lunes, en el interior de una cámara de desagüe de por lo menos 50 centímetros de profundidad, en la parte trasera del frigorífico Casasa de Dolores, que está abandonado.
La víctima había sido vista por última vez el viernes por la noche por su familia y por el asesinato hay dos sospechosos detenidos, que eran amigos de Ayuso, se trata de Matías David López y Francisco Andrés Miño quienes están imputados por la violación y la muerte del joven de 18 años de edad.
“Son conocidos del joven”, expresaron los investigadores, y dijeron que “ante la policía dijeron que la muerte se produjo durante una pelea”. La UFI Nº 1, a cargo de la fiscal María Verónica Raggio, está a cargo de la investigación y la causa se encuentra en el juzgado de garantías de la magistrada Laura Elías.
El viernes por la noche, Claudio fue a cenar con un grupo de amigos de su madre, y a la salida del encuentro fue la última vez que su mamá lo vio con vida.
Tras la cena, un amigo de la madre lo llevó a la casa de uno de los jóvenes que ahora están detenidos, y desde entonces no fue visto hasta este lunes, cuando apareció muerto.
Según informó la fiscal de Dolores Verónica Raggio, los primeros resultados de la autopsia arrojaron que Claudio murió a causa de “golpes con o contra elementos duros en el rostro y la cabeza que le produjeron una hemorragia cerebral”.
De acuerdo a la fiscal Raggio, los presuntos homicidas, de 18 y 21 años, habrían cometido el asesinato para encubrir que habían abusado de Claudio, por lo que la carátula de la causa es “abuso sexual con acceso carnal agravado” y “homicidio agravado criminis causa”.

Palabras de la madre
En medio del dolor Verónica Orlandeli, la mamá del joven de 18 años, pidió justicia por el crimen: “Tengo mucha bronca, mucho odio, a mi hijo le arruinaron la vida, él salió a divertirse, quería volver a su casa y no lo dejaron”. Luego sobre los detenidos, reclamó “que no salgan más”

 

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*