La Plata: velaban a un hombre y descubrieron marcas de asfixia en su cuerpo

Héctor González, de 68 años, estaba internado en un neuropsiquiátrico y la institución firmó un certificado de defunción por «muerte natural».

La familia de un hombre de 68 años descubrió mientras lo velaban que tenía marcas de asfixia en su cuello, por lo que buscan saber la verdad del fallecimiento, ya que estaba internado en a clínica neuropsiquiátrica Santa Teresa de Ávila, situada en la calle 61, entre 1 y 2 de la ciudad de La Plata.

Lo cierto es que desde la institución se informó que Héctor González había sido encontrado muerto en un baño, según contó la hermana del hombre. De este modo, el cuerpo fue entregado con un certificado médico “por muerte natural”.

“A nosotros nos llamaron el viernes a la tarde para decirnos que había fallecido mi tío. Él estaba internado en esa clínica hacía cuatro años. Nos llamaron a eso de las 4.30 y nos dijeron que lo habían encontrado tirado sin vida en el baño. De 10 a 12 fue el velorio. Fue todo muy rápido”, relató Gisela, sobrina del fallecido, en diálogo con el canal de noticias TN.

Según informaron fuentes policiales, en medio del velatorio, una de las hermanas de González advirtió que el cuerpo presentaba una marca extraña en el cuello que le llamó la atención, lo que llevó a que la familia alertara a la Policía.

La titular de la Unidad Funcional de Instrucción de La Plata, Betina Lacki, dispuso el traslado del cuerpo para la autopsia de rigor, que reveló que González murió por “asfixia mecánica”.

“No imaginamos este desenlace porque él estaba bien de salud, de buen humor. Los mismos médicos de ahí dijeron que hacía un mes que él estaba tranquilo, que estaba bien. Incluso sabíamos que estaba en pareja con una compañera de la clínica”, sostuvo la sobrina en declaraciones televisivas.

La Justicia deberá ahora determinar las circunstancias precisas de la muerte del hombre, y si existió una cadena de encubrimiento, ya que en el certificado de defunción se hizo constar la muerte como “no traumática”, dijeron las fuentes.

La causa es investigada por la Lacki y detectives del Gabinete Homicidios de la DDI local, que realizaban diversas diligencias en busca de pruebas, entre ellas verificar la existencia de cámaras de seguridad en el neuropsiquiátrico. (DIB) ACR

A %d blogueros les gusta esto: