La Provincia necesita sumar 18 mil camas para mayo, cuando se espera el pico de casos

La provincia de Buenos Aires necesitará incorporar 18 mil nuevas camas de atención en hospitales y centros de salud antes del mes de mayo, para cuando se espera el pico de la demanda en el
sistema sanitario por la epidemia de coronavirus, que ayer sumó nueve nuevos casos en territorio bonaerense.
La estimación fue hecha en las últimas horas en el gobierno de Axel Kicillof, que ayer volvió a funcionar en modo gabinete de crisis, monitoreando no solo la evolución de los casos sino también el primer día con restricción de circulación.
En Gobernación trabajaron sobre los datos que recogieron en las reuniones con los intendentes del jueves pasado, donde se actualizaron las cifras del total de camas disponibles en cada uno de los distritos. En la cuenta no solo se computan la capacidad de los de hospitales provinciales o municipales, sino también de las clínicas privadas, que deberán ponerse a disposición del operativo de emergencia.
En ese marco, estiman que se precisarán para los próximos dos meses sumar mil camas en unidades de terapia intensiva que cuenten con respirador y equipamiento sofisticado, para los casos más graves; y tres mil en áreas de internación simple.
Pero además, calculan que se necesitará abrir lugares de aislamiento para casos leves o para separar a población en cuarentena con capacidad para alojar a 14 mil personas. Para ese fin, ya se está relevando centros municipales, clubes y grandes superficies donde puedan instalarse unidades móviles sanitarias. En La Plata, piensan en el Pasaje Dardo Rocha, la República de los Niños, el Parque Ecológico y predios de clubes, con los que ya se viene charlando. “Estamos poniendo todos los esfuerzos en estar preparados, con toda la infraestructura. Tenemos proyecciones que dicen que el pico de contagio va a ser entre fines de abril y principios de mayo”, dijo el jefe de Gabinete Carlos Bianco, que ayer dio una conferencia con el ministro de Seguridad Sergio Berni.
“Vamos a necesitar tener disponibles más camas adicionales de terapia intensiva, de cuidados generales y de aislamiento en hoteles, regimientos y múltiples lugares. Estamos trabajando en acondicionar todos esos espacios”, agregó.
El principal foco de preocupación es el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires), donde se concentra más del 70 por ciento de los casos de COVID-19 del país. Ayer, el ministro de Obras Públicas Gabriel Katopodis recorrió el Hospital “René Favaloro” ubicado en Rafael Castillo. Es, uno de los dos hospitales, junto al de Gregorio de Laferrere, que se habían empezado a construir en La Matanza pero que habían quedado frenados desde 2016. Esa es una de las principales apuestas en términos de incorporación de camas al sistema sanitario. Nación también anunció que se construirán en la Provincia ocho módulos hospitalarios, que van a permitir ampliar en 560 camas de terapia y de internación para atender casos de virus corona. Cinco de ellos estarán en el Gran Buenos Aires (Florencio Varela, Tres de Febrero, Hurlingham, Quilmes y Moreno).
También se sumarán dos exclusivos para afiliados del PAMI que estaban a medio terminar en Ituzaingó y Esteban Echeverría.
En la Provincia, además, se están proyectando centros de atención especializada para corona (bautizados CEPAN). En La Plata, se piensa habilitarlo en la nueva guardia del Hospital Rossi, una obra que está en su última etapa. Cuenta con dos mil metros cuadrados y serán sólo para atender casos de COVID-19.
Si bien en la Ciudad no hay una cifra oficial, se estima que hay 200 camas de terapia intensiva en todo el sistema, contando los hospitales públicos y los sanatorios privados. Según una estimación, en La Plata se necesitaría sumar cien camas de terapia intensiva.
Todo el despliegue de recursos de Nación y de la Provincia tiene, sin embargo, desafíos adicionales.
En medio del aumento de la demanda de las últimas semanas, los respiradores, un elemento clave, están teniendo una demora en los plazos de entrega de sesenta días. Justo para cuando se espera el pico de la demanda en hospitales por el corona.

FONDOS
Desde el gobierno bonaerense, además, avanzaron ayer con medidas que apuntan a mitigar el impacto económico de la pandemia. Por un lado, se giró a los intendentes una partida especial de 300 millones de pesos para que los distritos hagan frente a la emergencia sanitaria.
Pero además, el Ejecutivo liberó 2 mil millones de pesos del Fondo de Infraestructura Municipal, que los intendentes tendrán a disposición para hacer obra pública de cualquier tipo. “Lo más importante es que las economías locales no se paren”, explican en Gobernación. (Fuente El Día – Por José Maldonado)

 

A %d blogueros les gusta esto: