La separación de los residuos domiciliarios favorece el cuidado ambiental

Para facilitar la clasificación y recuperación de residuos existen veinte puntos limpios distribuidos en la ciudad.
En las campanas azules se reciben plásticos, vidrios, latas y tetrabriks y en las verdes, cartones y papeles secos que serán periódicamente retirados por personal de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos para la clasificación y procesamiento de los materiales.
Por otra parte, dentro de este sistema existe la campana de color naranja, destinada a la recolección de aceite vegetal usado (AVU) que se retira para la fabricación de aceite diesel.
Estas simples acciones pueden transformarse en un hábito cotidiano que logra reducir notablemente la cantidad de elementos que terminan en el predio de disposición final de residuos.
Cabe destacar que la recuperación de los materiales que provienen en su mayoría de recursos naturales y pueden ser nuevamente utilizados luego de su procesamiento, reduce fuertemente la contaminación y mejora la higiene de la ciudad.

A %d blogueros les gusta esto: