Ley de talles: cómo será el estudio para obtener las medidas reales de la población argentina

Lo organiza el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Comenzará su última etapa el próximo 27 de julio, en el Teatro Argentino de La Plata.

A partir de este martes ya es posible postularse para formar parte del primer estudio antropométrico nacional que permitirá establecer un Sistema Único Normalizado de Talles de Indumentaria (SUNITI) que hace a la fabricación, confección, importación y comercialización, tanto presencial como digital, de indumentaria, y poner finalmente en práctica la ley de talles.

El estudio, desarrollado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), evaluará las medidas de diferentes personas que participen, a fin de contar con la tabla de talles actualizada a las formas y dimensiones de los cuerpos de la población argentina. Participarán 6.500 personas.

El estudio, que se había frenado por la pandemia de coronavirus el año pasado, fue retomado hoy en su última etapa y podrán registrarse personas a partir de los 12 años. El resultado del estudio formará la primera base de datos nacional de medidas antropométricas, y permitirá contar con las tablas de medidas corporales de los habitantes del país. De esta forma, dará sustento a la ley de talles, que había sido sancionada por el Congreso de la Nación el 20 de noviembre de 2019.

El equipo de muestreo, que lleva recorridos distintos puntos del país, comenzará su última etapa el próximo 27 de julio, en el Teatro Argentino de La Plata, provincia de Buenos Aires. “El estudio abarca a unas 15 mil personas en todo el país y nos va a permitir otorgarle a la Secretaría de Comercio Interior un sistema de talles estandarizado, que sea de acuerdo a las formas y dimensiones reales de los cuerpos de los argentinos”, explicó el presidente del INTI, Ruben Geneyro en declaraciones a Radio Provincia.

“El estudio consiste en un escáner 3D que tiene 16 cámaras infrarrojas, y que saca 400 medidas en 15 segundos”, amplió. “Vamos a poder sacar los parámetros de las medidas de los cuerpos argentinos y volcarlos en una nueva tabla de talles”, sostuvo. Y agregó: “Es muy importante que participen, con diversidad de género”.

Así, los talles de todas las marcas tendrán los mismos centímetros. Geneyro adelantó además que posiblemente pasen a denominarse con números en lugar de los tradicionales S, M, L y XL.

Cabe aclarar que la ley y su reglamentación no dicen que los comercios tienen la obligación de vender todos los talles de la tabla que surja del estudio antropométrico del INTI. Sólo se les exige adecuarse a la tabla brindada, cuyo objetivo es definir cada talle en base a las medidas reales de los argentinos. De esta manera, cuando un consumidor compre determinado talle, por ejemplo, el 44, encontrará esas mismas medidas en el talle 44 de todas las marcas y negocios.

En tanto, Geneyro sostuvo que el estudio también servirá para otros rubros de la industria. “Puede impactar hasta en la industria automotriz o en el mobiliario de oficina. Tiene una innumerable cantidad de beneficios”.

Paso por paso

Para formar parte del estudio, cada participante que se inscriba pasará por diferentes etapas. “Primero, la persona tiene que inscribirse en la página web del INTI o en la app miArgentina. Completa con sus datos y selecciona el día y horario para asistir en la sede activa en ese momento. Por tres semanas estaremos en La Plata”, comentó Geneyro en diálogo con el portal Infobae.

Después de la inscripción, el día del estudio, la persona deberá asistir en el horario y en la sede activa y se le realizará una entrevista corta. Al terminar pasará a un box donde la persona podrá quedarse en ropa interior en absoluta privacidad. Se ofrecerán turnos espaciados para sanitizar el equipamiento luego de la medición de cada participante.

Antes de ingresar al espacio del estudio, el participante recibe guantes y barbijos descartables. Posteriormente, pasa al espacio específico del estudio, donde hay cámaras infrarrojas. Allí, la persona estará parada 15 segundos y se le toman 400 medidas.

Al salir del estudio, cada persona recibirá un informe con las medidas que han salido en una imagen virtual después de usar las cámaras infrarrojas. El estudio se hace de manera rápida y sin contacto con otras personas ni riesgo de contagio del coronavirus. Pueden participar todas las personas a partir de los 12 años edad. En el caso de los menores deberán completar una autorización de sus padres y asistir con un responsable.

De acuerdo con el INTI, los resultados de cada participante formarán parte de la Primera Base de Datos Nacional de Medidas Antropométricas y permitirá contar con las Tablas de Medidas Corporales de los habitantes. Así se tendrá una mejor comprensión sobre los tamaños y formas corporales humanas argentinas.

El INTI ya ha relevado aproximadamente un 60% de la población argentina con tecnología de escaneo corporal 3D, no utilizada hasta el momento en el país. El estudio se planificó por muestreo representativo para los estratos de la población definidos por sexo/género, grupo etario y región del país.

El sistema SUNITI fue establecido por la Ley Nacional Nº 27521, que es de aplicación obligatoria en todo el país en cuanto a la fabricación, confección, comercialización o importación de indumentaria. A partir del decreto reglamentario de junio pasado, se delegó en el INTI la responsabilidad por llevar adelante el estudio de las medidas antropométrica de los argentinos cada diez años.

De acuerdo con el Decreto 375/2021 publicado el 9 de junio en el Boletín Oficial, se estableció que la ley de talles debe ser cumplida por fabricantes, importadores y comercializadores de indumentaria nacional o importada, de manera presencial, a distancia o por medios digitales, modalidad de significativa importancia para la agenda nacional, sobre todo con el auge del comercio electrónico evidenciado en el transcurso de la pandemia.

Esa reglamentación abarcó la indumentaria, los uniformes de trabajo y se agregó el calzado, un rubro que no había sido mencionado en el texto de la norma aprobada hace un año y medio. Quedaron exceptuadas las prendas de alta costura o de diseño de autor, las confeccionadas a medida y aquellas que se realicen de manera personalizada a pedido de los consumidores. También se excluyen los accesorios de vestir como corbatas, bufandas, pañuelos, medias, guantes y sombreros, entre otros, y los implementos destinados a la protección personal en tareas laborales. (DIB)

A %d blogueros les gusta esto: