Lezama empató de local ante Atlético Ranchos; ahora definirán el título el domingo próximo

El chascomunense Apesteguía (con la camiseta del LeFu) sigue desde el piso la acción de juego.

Fútbol: primera división
La primera final del torneo Apertura de primera división de la Liga Chascomunense de Fútbol terminó empatada en un tanto. Lezama Fútbol Club y Atlético Ranchos no lograron sacarse ventajas, ayer en el estadio Higinio Aparicio.
Ante una multitud (periodistas lezamenses estimaron en unas dos mil personas aproximadamente) que hizo que el estadio municipal quede chico y pese a un clima que no acompañó, los goles llegaron sobre el final del encuentro.
La dirigencia del Lezama Fútbol Club dispuso valores más económicos a los habituales, buscando generar lo que consiguió: que casi medio pueblo estuviera presente en el estadio.
La entrada general tuvo un valor de setenta pesos; las mujeres pagaron treinta pesos, lo mismo que los menores (de 12 a 18 años). Los más chicos entraron directamente gratis.
El mejor “sabor de boca” quedó para los visitantes, ya que Ranchos alcanzó la igualdad cuando se disputaban dos minutos de tiempo adicionado al reglamentario, y cinco minutos después de que el pentacolor local se pusiera en ventaja.
Durante la primera etapa, el cotejo se mostró con un trámite parejo, no obstante lo cual el visitante tuvo las situaciones más claras, que obligaron a que el arquero Morales (quien ya tuviera rol protagónico en la semifinal de ida, cuando contuviera un penal ante Sport Club de Magdalena) tuviera que tapar dos mano a mano, que lo transformaron en una de las figuras de la cancha. Morales tuvo luego (en el segundo período) una lesión, que motivó su reemplazo y generó que el encuentro estuviera varios minutos sin reanudarse.
Futbolísticamente, en esa primera etapa se vio lo mejor del partido, ya que en la segunda parte, el encuentro se hizo mucho más trabajo, cortado y sin situaciones de peligro.
Sin embargo, los dos goles se dieron en esta etapa. A los cuarenta y tres minutos de juego, el árbitro Yano sancionó penal por una mano en el área de Ranchos; los visitantes protestaron airadamente lo que no quedó claro si efectivamente sucedió. Lo cierto es que más allá de los reclamos y luego de los cabildeos, el goleador Gastón Landa remató con precisión y puso el uno a cero para Lezama, que desató la euforia en el estadio.
En los minutos finales, pudo notarse una mejor preparación física de los rancheros, algo que quedó en evidencia en particular por el estado del campo de juego, que estuvo ciertamente muy pesado, producto de las lluvias en las horas y días previos.
Con diez minutos adicionados al tiempo reglamentario (como quedó dicho, el encuentro estuvo demorado varios minutos), Ranchos logró el empate a los cuarenta y siete minutos. Un centro al área fue despejado por la defensa local hacia el sector central, sobre la puerta del área, situación que aprovechó Nicolás Expósito para rematar a gol y conseguir la igualdad.
Ahora, la revancha será el próximo fin de semana, en el estadio José Luis Brown. Allí, los rancheros buscarán concretar el bicampeonato. Pero Lezama ya sabe de alegrías como visitante (la conseguida ante Defensores de Glew, frente a Unión Vecinal y sobre todo la alcanzada frente a Sport Club de Magdalena). Todo ello garantiza algo: será una final apasionante, con la vuelta olímpica para el que resulte ser el mejor.
(Fotos: Facebook Club Atlético Ranchos)

A %d blogueros les gusta esto: