Los Obispos dieron a conocer un documento tras el rechazo en el Senado del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo

El Obispo Carlos Malfa entre las firmantes

Tras la votación del Senado Argentino con 31 votos a favor y 38 votos en contra del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), a través de un comunicado, agració a todos aquellos que defendieron la vida:
“Queremos agradecer a tantos hombres y mujeres, a los Senadores y organismos e instituciones que se han pronunciado en defensa de la vida. Agradecemos especialmente el testimonio de los pobres, que siempre nos enseñan a recibir la vida como viene y a saber cuidarla porque es un don de Dios.
El diálogo ecuménico e interreligioso ha crecido en este tiempo aunando esfuerzos para proteger la vida desde la concepción hasta la muerte natural”.
En la misiva, la Comisión Ejecutiva de la CEA -presidida por Mons. Oscar Ojea, Obispo de San Isidro- recuerda, igualmente, que la Iglesia ha participado del debate, “procurando un diálogo iluminador sin considerar enemigos a quienes pensaran distinto”; y que como sociedad argentina “nos toca ahora asumir y trabajar las nuevas divisiones surgidas entre nosotros a partir de este proyecto, a través de un renovado ejercicio del diálogo”.
Señala, además, que tras la decisión de la Cámara Alta de Senado, es necesario prolongar los meses de debate y plantear propuestas que lleven a la concreción del compromiso social, estando siempre cercanos a toda vida vulnerable.
“Nos encontramos ante grandes desafíos pastorales para anunciar con más claridad el valor de la vida: la educación sexual responsable, el acompañamiento a los hogares maternales surgidos especialmente en nuestros barrios más humildes para acompañar a mujeres embarazadas en situaciones de vulnerabilidad y la atención a personas que han pasado por el drama del aborto”, indica la Comisión Ejecutiva de la CEA.
Concluye, renovando la esperanza ante toda vida, “proclamada con entusiasmo y convicción el 8 de julio pasado a los pies de Nuestra Señora de Luján: ‘Que nuestra Madre nos ayude y enseñe a respetar la vida, cuidarla, defenderla y servirla'”.
El texto fue firmado por el cardenal Mario Poli y los obispos de San Isidro, Oscar Ojea; de Mendoza, Marcelo Colombo; y de Chascomús, Carlos Malfa.

 

 

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.