Macri repite su «autocrítica» y suma rechazos en Juntos por el Cambio

Ritondo, alineado con Vidal, también salió a cuestionar al expresidente. 

El expresidente brindó su cuarto reportaje en ocho días

Le pidió a los dirigentes de JxC que «no cometan un parricidio» y reiteró que no será candidato en el 2021. Ritondo, hombre de Vidal, también cuestionó al expresidente.

 Mauricio Macri dio su cuarta entrevista en ocho días. Mientras tanto sus socios de Juntos por el Cambio cada día se despegan un poco más de sus declaraciones y «autocríticas». Esta vez el ex mandatario se autoproclamó como el padre de la alianza opositora y dijo que «no es necesario hacer un parricidio». «Siento que tengo que cumplir con la sociedad haciendo lo que estoy haciendo», agregó.

En tanto, el titular del PRO en Diputados y ex ministro de Seguridad de Vidal, Cristian Ritondo, rechazó la crítica que hizo Macri en los últimos reportajes al sector «filoperonista«. «Tal vez era necesario que el Presidente, sin mayoría en el Congreso, se hubiera hecho responsable de la relación con gobernadores. Pero no creo que hayan hecho mal Emilio (Monzó) y Rogelio (Frigerio). Han hecho un trabajo difícil y un esfuerzo enorme», subrayó el dirigente que responde a la ex gobernadora.

El ex presidente dejó en claro que no tiene la intención de volver a ser candidato a legislador en 2021 (su paso por el Congreso entre entre 2005 y 2007 dejó muchas ausencias y más vacaciones). Sin embargo, no le cerró la puerta a su vuelta al poder en 2023. Incluso, en varios momentos del reportaje en A24 repitió una consigna que escuchó varias veces mientras él gobernaba: «Vamos a volver». «Estoy convencido de que vamos a volver en 2023. Hay que fortalecer Juntos por el Cambio». Pero lo cierto es que, a 10 meses de haber dejado la Casa Rosada, Macri encuentra cada vez menos apoyos en su propio partido y en sus socios de coalición. Ayer llegó la crítica pública del sector que encabeza la ex gobernadora María Eugenia Vidal. «Las discusiones se dan adentro, los trapos se limpian en casa, como se dice», cuestionó Ritondo, quien dice públicamente que lo «conduce Vidal».

«No me gusta la rosca por la rosca en sí. Me gusta la de Borgen, que tiene un sentido. No la rosca vacía», se excusó Macri. Al mismo tiempo, insistió con su «sincera autocrítica» al haber delegado la negociación política en Rogelio Frigerio y Emilio Monzó. «Primero hay que garantizar los acuerdos centrales que te permitan fundar lo que hacés sobre columnas sólidas», trató de explicar Macri al recurrir a su clásica metáfora. «Yo no asigné tiempo ahí. Yo soy responsable de las personas que designé», intentó justificar y rescatar la gestión del sector «filoperonista» de Cambiemos. «Estoy orgulloso de la gente que elegí. Creo que fue un gran equipo».

Pero las críticas no se detienen dentro de Juntos por el Cambio. El domingo pasado el ex titular del bloque del PRO entre 2015 y 2019, Nicolás Massot, le contestó directamente: «No se trató de un problema de delegación, sobre todo se trató de un problema de subestimación de la política». «Nosotros empezamos la autocrítica cuando estábamos en el gobierno, no diez meses más tarde de haber perdido», dijo el dirigente que trabaja codo a codo con el ala dialoguista del PRO, que cada vez está más lejos de la conducción del partido.

Tampoco desde el sector de los halcones del macrismo se atreven demasiado a respaldar las declaraciones del ex mandatario. «Es un tema que tiene muchas aristas. Solo diré lo que se defina desde el partido», dijo a Página/12 una de las autoridades del PRO cercana a Mauricio Macri. Pero sí fue tajante la definición del presidente de la Coalición Cívica bonaerense, Andrés De Leo. «No es el líder, ni el referente», afirmó, y agregó: «Juntos por el Cambio necesita tener liderazgos no tan excluyentes».

Estas declaraciones no son aisladas. El vínculo de Macri con Elisa Carrió no está en su mejor momento. Tal como contó Página/12, ambos dirigentes mantuvieron una fuerte discusión telefónica por el rumbo que toman como oposición. La ex diputada cuestionó la fuerte polarización que busca la coalición y que se generan situaciones de violencia con intención electoral. Por su parte, el otro socio fundador de Cambiemos, Ernesto Sanz (UCR), hizo pública su diferencia con las declaraciones de Macri: «La autocrítica debería limitarse solo a él. Cuando incluye un pase de factura a terceros deja de ser autocrítica y para ser crítica a otros». Esto no es nada nuevo en el partido centenario, su titular, Alfredo Cornejo, critica cada vez que Macri reaparece y quiere jubilarlo desde que dejó el Gobierno.

En otro momento del reportaje con A24, Macri volvió a criticar la «cuarentena eterna que es tan dañina», aunque esta vez reconoció era bueno el aislamiento estricto «en un primer momento, para concientizar a la población». Este cambio de postura en el ex mandatario, que siempre cuestionó la medidas sanitarias y las incumplió en algunos casos, llegó después de las declaraciones del ministro de Salud porteño, Fernán Quirós. «Sin la cuarentena no hubiéramos podido atender de manera digna y humana. La cuarentena precoz salvó lo que hubiera sido una catástrofe sanitaria», dijo el funcionario que responde a Horacio Rodríguez Larreta.

Macri dejó en claro que no se correrá del lugar protagónico en su espacio, y que no tiene ninguna intención de jubilarse. Pero cada vez más sectores de Juntos por el Cambio se diferencian de él cada vez que aparece en público.(Fuente:Pagina 12/ Informe: Antonio Riccobene )

A %d blogueros les gusta esto: