Monseñor Malfa apuntó a la prevención y acatar las disposiciones de las autoridades sanitarias

Coronavirus
A su vez confirmó que fueron suspendidas la Peregrinación diocesana a Luján y la Pascua Joven.

Monseñor Carlos H. Malfa, obispo de nuestra ciudad, brindó sus impresiones sobre la actual emergencia sanitaria ante la pandemia del Coronavirus.
A través de un comunicado el Obispo Diocesano señaló que “ante todo debemos tener una conciencia informada, responsable y solidaria que -lejos de entrar en una paranoia generalizada- nos haga actuar con prudencia y nos lleve a educarnos y educar para la prevención y a cuidarnos unos a otros como buenos samaritanos. Con todas las conductas que ayuden a detener la propagación de la enfermedad”.Agregando que se debe “estar atentos y acatar las disposiciones que emanan de las autoridades sanitarias, sin adelantarnos a las mismas con medidas precipitadas y más allá de lo indicado”.
Expresó que de acuerdo a lo dispuesto por la Conferencia Episcopal Argentina en cuanto al saludo de la paz, la distribución de la Sagrada Comunión en la mano y la higiene de los ministros, las iglesias y capillas permanecen abiertas y las Misas se celebran, igual que la Adoración Eucarística y la administración de los Sacramentos, particularmente la confesión y la unción de los enfermos, naturalmente con los recaudos que exige la actual circunstancia.
A su vez anunció que por ahora, teniendo en cuenta el dinamismo de la situación que vivimos y por tratarse de encuentros masivos que movilizan muchas personas de los catorce partidos de nuestra diócesis, solamente quedan suspendidas la Peregrinación diocesana a Luján y la Pascua Joven.
Por último, pidió rezar y ininte-rrumpidamente, para que pidiendo con humildad sepamos acoger el auxilio de Dios en la pandemia del coronavirus y la epidemia del dengue. Recordemos en esta oración a todos los trabajadores de la salud.
“Les pido además que el próximo 19 de marzo, en la solemnidad de San José, Patrono de la Iglesia y Custodio de la Sagrada Familia que nunca falla, en cada hogar se viva la experiencia de la «Iglesia doméstica» que es cada familia, rezando los Misterios Luminosos del Santo Rosario por nuestra Patria y por toda la humanidad”, finalizó diciendo.

A %d blogueros les gusta esto: