Murió el joven futbolista baleado en Barracas y tres policías fueron apartados

El adolescente, de 17 años, presenta muerte cerebral. Recibió dos balazos en la cabeza cuando iba en un auto con amigos y se generó un episodio con la Policía que está siendo investigado.

 

El joven de 17 años fue baleado en la cabeza por un policía cuando se trasladaba con tres amigos en un auto por el barrio porteño de Barracas falleció esta tarde, luego de permanecer un día y medio internado en Hospital El Cruce, de Florencio Varela.

En tanto, los tres agentes que participaron del episodio fueron apartados de las tareas operativas en la fuerza, informaron fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño.

“Se inició un sumario interno a los policías que participaron del procedimiento a la espera de la resolución judicial. Además se los apartó preventivamente de tareas operativas, es decir no están en la calle”, precisaron los voceros.

El adolescente, identificado como Lucas González, iba en un auto con amigos en inmediaciones de la villa 21-24, cuando los policías, según contaron los jóvenes, quisieron detener el auto. La investigación del episodio quedó en la Fiscalía Criminal y Correccional Nº32, quien dio intervención a la Federal para que investigara el accionar de los policías porteños.

De acuerdo con la versión policial, la secuencia comenzó a pocos metros de uno de los ingresos a la villa 21-24, en el barrio de Barracas. En ese momento, policías de la Comuna 4D, a bordo de un móvil no identificable, un Nissan Tiida, observaron el Volkswagen Suran que salía del asentamiento y lo cruzaron. Le dieron la voz de alto para identificar a sus ocupantes pero supuestamente los sospechosos aceleraron.

La madre de González, jugador juvenil del Club Barracas Central, dijo que fue un caso de “gatillo fácil”. “Es un caso de ‘gatillo fácil’ porque no pueden sacar un arma y dispararle a unos pibes”, dijo Cintia López.

“Salió de entrenar del Club Barracas con amigos del barrio, de Florencio Varela. Los chicos iban a probarse porque en el club estaban buscando jugadores para la categoría de él. Cuando salieron de entrenar pararon a comprar un jugo en un kiosco, en ese trayecto para volver a sus casas aparentemente frenó un auto con policías arriba, que no sabían que eran policías porque estaban de civil. Ellos pensaron que los iban a asaltar por eso aceleraron y en ese trayecto que aceleran le dispararon a mi hijo”, sostuvo la mujer. (DIB) ACR

A %d blogueros les gusta esto: