Pedro Enríquez un estafador que en el año 2016 pasó por Chascomús

Hace unos días se aprovechó de la solidaridad de los vecinos de Pigüé y Pergamino con el “cuento del tío” y fue descubierto porque cometió el error de usar siempre el mismo nombre – Con el similar “verso” en el 2013 estafó a los vecinos de Viedma y en el 2016 a los de San Pedro y San Miguel del Monte.

Como hizo el 9 de este mes en Pigüé y cinco días después en Pergamino, Pedro Enríquez recaló en Viedma, en julio del 2013, con dos supuestos hijos y apeló a la solidaridad de la comunidad para conseguir no sólo un lugar para dormir, sino también ropa, comida y un poco de dinero para seguir viaje hasta su presunto destino final, Trelew.
“Enríquez recibió todo tipo de aportes, de una comunidad siempre solidaria, como lo es la de la capital provincia de Río Negro”, reveló en aquel entonces un portal de noticias.
El otro registro que se encontró sobre Enríquez es más fresco: de julio de 2016. La localidad elegida fue San Pedro. El verso cambió un poco: muerto de frío, se presentó junto a dos niños a los que llamó hijos y pidió ayuda para llegar hasta San Miguel de Tucumán, donde su familia lo esperaba “con nervios y ansias”. Su lugar de procedencia -señaló- era Trelew, donde residió mientras trabajaba para Tecno Construcciones, una de las firmas de Lázaro Báez.
Durante tres días durmieron en la terminal de ómnibus, donde -aseguró- los había dejado un camionero que nunca cumplió su promesa de volver a buscarlos para seguir viaje. Luego los vio un policía que los llevó a una radio para que contara su historia.
Allí hizo el cuento con lujo de detalles -incluyó la muerte de una hija en un incendio y otras penurias, una más dolorosa que otra-, y la solidaridad de la gente hizo el resto. Incluso un comerciante local, dueño de un hotel, le pagó los pasajes a él y a sus hijos, contó el portal de noticias visionregional.com.ar.

Pasó por Chascomús
Y es más, también pasó por Chascomús. Si. El mismo sujeto se presentó con su hijo en el año 2016 en FM Por Siempre de la ciudad de Chascomús, dando cuenta que debía viajar a Trelew porque una de sus hijas había tenido un accidente.
Expresado su testimonio, de inmediato se obtuvo una respuesta solidaria por parte de la comunidad, recibiendo Enríquez, dinero, alimentos e incluso pasajes para viajar hacia donde decía que debía hacerlo. Un día antes, tal relato lo había efectuado en la ciudad de San Miguel del Monte con idéntica respuesta por parte de la comunidad.
Y vaya a saberse en cuanto lugar más habrá abusado de la buena fe y el espíritu solidario de la gente.

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: