Procesamiento y prisión preventiva para Amado Boudou por rendir viáticos falsos cuando era ministro de Economía

El juez federal Ariel Lijo procesó a Amado Boudou, a su ex secretario privado Héctor Romano, y a su ex jefe de Asesores en el ministerio de Economía Guido Forcieri por el delito de peculado, es decir por haberse quedado con dinero público.
Según Lijo, Boudou, Romano y Forcieri «defraudaron a la administración pública mediante la presentación de declaraciones juradas con datos falsos y comprobantes de pago apócrifos y se quedaron con dinero del Estado nacional». La maniobra consistió en insertar datos falsos en las declaraciones juradas de rendición de gastos correspondiente a un viaje realizado por Boudou a Francia cuando era ministro de Economía.
Entre el 17 y el 21 de febrero de 2011, el ex vicepresidente viajó a París para participar de un encuentro de ministros y presidentes de bancos centrales del G-20. Meses después del viaje, el 12 de abril de 2011, presentó la rendición de gastos eventuales de aquel periplo francés.
Por disposiciones internas del ministerio de Economía, la máxima autoridad que encabeza una comitiva es la que recibe el dinero y tiene la obligación de rendirlo. Por eso está involucrado Boudou, quien en su indagatoria señaló que él no se ocupaba de las rendiciones de viáticos.
Quién sí se ocupaba era «Cachi» Romano que era su secretario privado. Se analizaron dos presentaciones en una causa en la que aún hay varias investigaciones similares en curso. En aquella rendición presentaron una factura por alojamiento en el Hotel Bel Ami por la suma de 9.395 euros. Lijo preguntó a las autoridades del hotel por la factura: no la reconocieron como propia, dijeron que era falsa. Desde el hotel informaron que tanto el número de la factura como el huésped («Ministerio de Economía argentino») y las fechas de estadía no concordaban con la información registrada en el sistema informático de la compañía.
La factura en cuestión lleva el número 83.167 y se emitió por el alojamiento desde el 17 al 21 de febrero de 2011. Pero el falsificador no prestó atención a un pequeño detalle y fechó la factura el 21 de febrero de 2010, un año antes de que se realizara el viaje. Incluso antes de que se abriera el expediente para rendir los viáticos.
En esa misma rendición, Boudou-Romano presentaron una factura del intérprete Eduardo E. Kahane que había trabajado con la delegación argentina, que necesitaba a alguien que tradujera del francés al español y viceversa.
El monto rendido fue de 3.300 euros, pero cuando desde la Justicia argentina le consultaron al intérprete, admitió haber cobrado 1.900 euros y aportó sus recibos como prueba. La diferencia entre lo gastado y lo rendido es de 1.400 euros. Otro pequeño detalle: la factura rendida en Argentina estaba escrita en español, pero el intérprete del idioma francés emitía sus facturas en francés. Es decir que el falsificador se salteó un dato importante: el idioma original del traductor.
Antes de que llegara Boudou a Francia, viajó hacia París y se alojó en el mismo hotel Guido Forcieri, quien por entonces era el jefe de Gabinete de Asesores del ministerio de Economía. En su rendición de viáticos, Forcieri presentó la factura por alojamiento en el mismo Hotel Bel Ami por la suma de 6.943,23 euros.
Pero los investigadores hallaron un pequeño detalle (otro más) que los hizo sospechar: Forcieri había presentado una factura con el mismo número –83.167– que la que luego presentaron Boudou-Romano. Es decir que, según se determinó en la investigación, presentaron dos veces la falsificación de la misma factura para cobrar dos partidas diferentes de viáticos.

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: