Quejas y denuncias en las redes sociales por fiestas privadas con más de cien personas

Se conoció ayer a través del portal “Zeta Noticias” sobre una fiesta privada que reunió a algo más de un centenar de jóvenes y que tuvo lugar en nuestra ciudad durante la noche del último sábado y madrugada del domingo, extendiéndose la misma hasta cerca de las nueve de la mañana, y violando todas las normas y restricciones vigentes, en el marco de la pandemia por el Coronavirus.
El hecho fue motivo de quejas y reclamos por parte de vecinos del barrio La Concordia, ubicado en la zona noroeste de la ciudad de la laguna; los cuestionamientos fueron hechos públicos también por prestadores turísticos y cabañeros, quienes utilizaron las redes sociales para manifestar su indignación: “nosotros hace siete meses que no podemos trabajar, y acá cualquiera organiza una fiesta multitudinaria sin ningún problema ni consecuencia”, pudo leerse en algunos grupos de whatsapp.
Los sucesos pudieron incluso tomar ribetes de mayor complejidad, cuando un grupo de jóvenes –en evidente estado de alcoholismo- intentaron (sin éxito) ingresar a las instalaciones de un camping privado ubicado frente a la laguna sobre el camino costanero. El sereno del lugar debió llamar en repetidas ocasiones al personal policial, que debió hacerse presente en el lugar, no pasando a mayores afortunadamente, estos acontecimientos.
La reiteración de reuniones de este tipo, que se han incrementado en la ciudad desde el inicio de la primavera a la fecha, pone en evidencia la falta de compromiso y verdadera conciencia de un amplio sector de la comunidad (no sólo los jóvenes) en cuanto a la necesidad de no sólo sostener los cuidados en torno a la prevención del Covid-19, sino también multiplicarlos. Los hechos que por estos días se viven en numerosos países de Europa, con un rebrote masivo de la enfermedad, o lo que sucede en distintas provincias del país, debería ser signo de alerta para todos, en un país como el nuestro, donde la cantidad de muertos de Coronavirus por millón de habitantes es escalofriante. A estar de lo que se observa en las calles de Chascomús (de día y de noche; en la semana o los sábados y domingos) ese alerta no existe.

A %d blogueros les gusta esto: