Reducir el uso de productos plásticos contribuye a crear un ambiente más saludable

Desde la Dirección de Ambiente y Desarrollo Sustentable se trabaja sobre la educación, concientización y puesta en marcha de programas que incentivan y comprometen a la comunidad en estos procesos que nos involucran activamente a todos por igual.
La mayoría de los plásticos presentes en los productos que consumimos están fabricados a partir del petróleo, un recurso no renovable. Es decir que para fabricar una botella se debe extraer este recurso natural, procesarlo y transformarlo en un producto plástico.
Una de las formas de evitar la extracción de petróleo para la fabricación de nuevos plásticos es reducir el consumo de estos elementos de un solo uso o no reciclables, tales como los sorbetes, vasos y utensilios descartables, bolsas plásticas de corta duración, entre otros.
Como así también considerar en el momento de consumir un producto de que material está compuesto y si posteriormente este tiene un destino posible de reinsertarse en la cadena de reciclaje.
Cada botella plástica demora aproximadamente 200 años en degradarse, por lo que es muy importante pensar en esto antes de utilizarlos y de esta manera, se logrará significativamente reducir la extracción de petróleo, evitar la contaminación por una mala disposición y generar fuentes de trabajo asociada a la recuperación, clasificación, tratamiento, comercialización y fabricación de un nuevo producto reciclado.
En este sentido, para nombrar solo algunos ejemplos de nuevos productos realizados con plástico recuperado, son calzado e indumentaria, revestimiento de cables, precintos, marcos de anteojos, botellas, macetas, nuevos envases, tapas, bancos, postes, contenedores, señalética, juegos, juguetes, cuerdas y sogas, fundas para teléfonos y/o computadoras.
Para identificar los plásticos podemos observar que detrás de cada producto se muestra un símbolo de reciclaje con un número específico. Este número indica el tipo de plástico que está compuesto.
La mayoría de ellos son reciclables y tienen el potencial de ser parte de un nuevo producto siempre y cuando sean depositados en los sitios adecuados, en las campanas azules de los Puntos Limpios que dispone nuestra ciudad.

A %d blogueros les gusta esto: