Reservas, ataque especulativo y deudas: las razones del BCRA para endurecer cepo

La escasez de divisas y las reservas del BCRA, en el centro de las preocupaciones del gobierno.

Las autoridades monetarias apuntaron hoy a “distorsiones” en el mercado de cambios debidas a “maniobras especulativas” y a la necesidad de elevar la paridad cambiaria para lograr un precio “más acorde con “lo que reflejaba la demanda” las nuevas restricciones a la compra de dólares.

El nuevo esquema para las operaciones cambiarias fue anunciado anoche, pero es el fruto de un debate que insumió semanas entre las autoridades del Banco Central, encabezado por Miguel Pesce y las del ministerio de Hacienda y Finanzas, que comanda Martín Guzmán, según reconocieron ambos en las últimas horas.

Una de los focos estuvo puesto en la actividad de los fondos especulativos que trabajaban sobre el “carry trade”, es decir con el mecanismo para aprovechar la diferencia de cotizaciones del dólar en argentina y el exterior y que operaban a través del llamado Contado con Liquidación (CCL).

En ese segmento, explicó Pesce, “se operaban unos US$ 100 millones diarios y establecimos una serie de controles a quienes compraban dólares en el mercado oficial: se les dijo que por 90 días no pueden operar en el de títulos”. Esto sacó de la demanda a “la gran mayoría de las empresas argentinas, explicó Pesce

Del resto, unos US$ 30 millones correspondían a fondos especulativos que sacaban diferencias con las tasas de interés en pesos, de modo que con las nuevas medidas “se va a reducir la demanda de unos US$ 45 millones a US$ 25 millones”, fue la estimación que hizo el presidente del Banco Central.

A la vez, la CNV restringió a los operadores de bolsa las operaciones con títulos argentinos fuera de los mercados locales, “lo que traía opacidad en el mercado porque no se sabía quién compraba y quién vendía: hemos encontrado fondos de Centroamérica, de países vecinos, de islas del Caribe dijo Pesce.

Para las empresas grandes, con deudas de más de US$ 1 millón, la alternativa que dio el gobierno es acceder a una renegociación de su deuda en moneda extranjera en los mercados privados, que se verá favorecida por las menores tasas de interés producto del acuerdo de canje de deuda al que se arribó hace algunas semanas.

El presidente del Banco Central recordó que el endeudamiento del sector privado entre 2015 y 2019 fue de US$ 20.000 millones, un 84%, “y esto nos está trayendo distorsiones porque esta deuda comienza a vencer”. Ese proceso de endeudamiento se aceleró luego de la crisis de 2018, que encareció el acceso al crédito local.

Respecto del dólar blue, el presidente del Central dijo que se trata de un mercado “delictivo” y quien opera en ese mercado “puede estar comprando o vendiendo dólares a alguien que cometió un delito”, por lo cual asemejó esas operaciones con la venta de autos en un desarmadero; “es la misma situación”, señaló.

Pesce agregó que “se han cruzado bases de datos y uno encuentra (en el mercado blue) narcotraficantes, traficantes de armas, cualquier cosa”, poco antes de la apertura de operaciones, que en el primer día de vigencia de las nuevas medidas llevó la cotización de esta variante por encima de los $140, por lo que la brecha con el oficial se ensanchó más.

El vicepresidente del BCRA Jorge Carrera indicó por su parte que las nuevas restricciones al dólar ahorro, que afectan a unas seis millones de personas físicas, son “una solución de mercado, que es poner un precio más acorde con lo que reflejaba la demanda” que venía creciendo sin pausa en los últimos meses.

Es que con el nuevo esquema, la compra de un dólar terminará constando unos $160 pesos –a valores actuales- ya que al impuesto país del 30% hay que sumarle que sumarle ahora el 5% de adelanto de Ganancias o Bienes Personales, que de todos modos se podrá descontar cuando aplique la liquidación del impuesto o reintegrar si el comprador de los dólares no debe pagar esos tributos.

Carrera remarcó a su vez que la medida adoptada en esta franja “ha sido la más positiva y benigna” posible, ya que “hay que hacer una administración inteligente de los dólares que hay”.

En ese plano, el otro vice del Banco, Sergio Woyecheszen afirmó a su vez, en radio La Red, que “lo mejor que podemos hacer desde el BCRA en este contexto es dar previsibilidad respecto de las reservas que tenemos, que son el principal activo para sostener el valor de la moneda”. (DIB)

A %d blogueros les gusta esto: