Rosenkrantz dice que es blanco de una “campaña de desprestigio”

El presidente de la Corte Suprema de Justicia salió a responder a las acusaciones realizadas por la diputada oficialista que busca impulsar un juicio político en su contra.

Carlos Rosenkrantz, presidente de la Corte Suprema de Justicia.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carlos Rosenkrantz, apuntó hoy al pedido de juicio político que hizo en su contra la diputada Vanesa Siley (Frente de Todos), sostuvo que “las acusaciones son completamente infundadas” y que es víctima de una “campaña de desprestigio”

“Hace tiempo soy blanco de una persistente campaña de desprestigio en distintas publicaciones y por parte de distintas personalidades. Me atribuyen falsamente inconductas, irregularidades y delitos de distinta naturaleza”, sostuvo el magistrado en una extensa nota que hizo circular por los medios de comunicación.

Rosenkrantz ejemplificó: “Me han imputado ante el Juzgado Federal 4 tener nada menos que 71 cuentas en el exterior, todas a mi nombre, para cobrar sobornos en numerosos paraísos fiscales. La imputación no solo es falsa, tal como lo manifesté en una presentación que hice en marzo de este año en dicho tribunal, sino completamente disparatada”.

La respuesta llega tras el pedido de avanzar con un juicio político realizado el pasado 25 de septiembre por la diputada Siley. Allí, la legisladora apuntó contra la actuación del magistrado en varias causas de delitos de lesa humanidad, entre ellas el beneficio del 2×1 al genocida Luis Muiña en 2017.

En una publicación realizada por las redes sociales recientemente, la diputada indicó que los “compromisos políticos y económicos” de Rosenkrantz “con corporaciones y personas vinculadas a la responsabilidad civil en la última dictadura militar están frenando el tratamiento de causas”.

El magistrado hoy se defendió. “Es curioso que se me acuse ahora por la sentencia de ‘Muiña’, que fue dictada hace tres años y que también firmaron otros dos jueces. También es llamativo que se me acuse por no ceder frente a las protestas en las calles. En cualquier caso, lo cierto es que, contrariamente a lo que afirma la diputada denunciante, los lineamientos jurídicos defendidos en mis decisiones sobre el ‘2×1’ (tanto en ‘Muiña’ como en ‘Batalla’) encuentran su apoyo en la Constitución Argentina, en el derecho interamericano y el derecho internacional de los derechos humanos”, aseguró.

Rosenkrantz también indicó que no interviene en ninguna causa en la que puedan aparece conflictos de intereses ya que “me excusé en todas las causas en las que se configuraban las causales de excusación obligatoria” y “respecto de la excusación voluntaria, adopté como criterio excusarme o abstenerme de participar cuando consideré que mi participación en la causa podía generar dudas sobre mi imparcialidad en una persona razonable y, con ello, afectar la decisión que habría de adoptar la Corte”.

En el extenso escrito, Rosenkrantz desestima otras denuncias, sostiene que “las acusaciones son infundadas” y que no ha “incumplido deber funcional alguno”. (DIB) MT

A %d blogueros les gusta esto: